Jorge Isaac Bautista Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El juego ha sido un asunto presente en mayor o menor medida y forma parte en nuestras sociedades, y que ha colaborado en la formación de nuestra cultura. Reconocer y aceptar esto, es apoyar lo dicho por Burke: “El juego es un principio inherente a la naturaleza humana. Nos afecta a todos”. O lo que ha dicho Lamb: “El hombre es un animal que juega”. Será porque el juego no requiere ser justificado por nada ni nadie: “El  juego es una forma de existencia no derivada o interpretable a partir de otras, en sí misma haya su explicación y motivo“ (Ommo Gruppe). Haciendo dos anotaciones; que los juegos también poseen un papel educativo; y que este debe tener límites, tiempo, reglas y espacio. Ciertamente están otros temas en el ser humano  que nos marcan, pero el punto en este texto es visualizar una arista en nosotros mismos como sociedad y personas: el papel de las pelotas y bolas en nuestra actualidad. Así que la idea es el juego con un objeto en particular que no solo es presente, sino que ha llegado a inundar y marcar con su forma y mecanismo de juego nuestra época desde el siglo XX hasta el actual siglo XXI en aspectos como: economía, cultura, tiempo, comida, innovaciones, edificaciones, estadísticas, periódicos, TV, oficios, metas de vida, consumo, turismo, lo laboral, etc.

Hablamos de las bolas, o bien, de las pelotas. Tan increíble ha llegado a crecer el tema, este objeto en consecuencia, en nuestro presente que una persona que marque un excelente desempeño al jugar con ese objeto, en cualquiera de los deportes populares que lo utilice, puede marcar igualmente una fama personal a nivel de país o internacionales haciéndolo casi intocable; determinándole un futuro económico promisorio superior a la de cualquier profesional; con las consideraciones de un héroe o un Nobel. Un juego de esta naturaleza puede, en su efecto si es popular, llegar a paralizar la actividad laboral en una comunidad. El origen o surgimiento de las pelotas es un tema, que se remonta y pierde en los tiempos, es decir de profundas raíces, pero nunca llegó a tener el efecto que hoy día se tiene.

El juego con ese objeto esférico, además de mantenernos en forma física, y ser entretenimiento del ser humano por mucho tiempo; ha sido factor que ha creado la cooperación, y en otro momento, divisorios al formar bandos por equipos irreconciliables. Jugar con una pelota; el manipular ese objeto con una parte del cuerpo (pie, manos, otro) o con una herramienta se ha vuelto trascendente en nuestras vidas y sociedad. Y en su juego influyendo una multiplicidad de factores  que determinan y marcan el movimiento en sus campos deportivos, y el modo con que aplicamos fuerza para lograr su desplazamiento; su velocidad (forma de la pelota, aire, peso, volumen, presión, diseño, tamaño, temperatura, material de construcción, color, proceso de construcción, costura, etc.).

Toda una ciencia, y ciencia en el tipo de materiales imaginables que se utiliza: plástico, cuero, vidrio, goma, aire, tela, etc. Todo determinado por el uso que se da o en el tipo de juego que se utilizará; para el que está destinada. Tanto ha influido este objeto en nosotros que su uso lo hemos extendido al lenguaje popular, en el caso de Nicaragua, a nuestra manera de expresarnos: “bola de años” cuando se tiene mayoría de edad; o cuando se rumora algo no confirmado “solo son bolas”; si alguien no trabaja o hace las cosas a desgane “es un boludo”, o cuando emitimos una expresión  al referirnos a una persona de sexo masculino que tiene…, etc. En todos esos casos se sabe que no estamos hablando de las bolas del juego, sino de meras expresiones folclóricas totalmente comprensibles en su significado. ¿Pero cuáles son y cuántos son esos juegos que incluyen estos objetos? Podríamos citar una lista increíble: Tenis (con raqueta sobre una pista), Ping Pong (tenis sobre una mesa), Baloncesto, Beisbol, Voleibol, Voleibol de playa, Billar (deporte de precisión donde se impulsa una bola con un taco, a un número variable de bolas, en una mesa), Golf, Futbol y Futbol Americano, Rugby, Bolos, Frontón, Hockey, Polo, etc. 

En todas, por increíble que nos vean y estudien las sociedades en el futuro, cuando estudien como íbamos detrás de una pelota en el motivo de vida el ir todos detrás de la misma pelota peleándola. Pero hoy se diría que todo bien, si no fuera por otra cosa: que este tipo de juego de pelotas, y juegos, son los mayores distractores de la realidad y problemas acuciantes que vivimos, problemas que esperan ser resueltos en la familia y en la humanidad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus