Miguel Carranza Mena
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El bombardeo de Estados Unidos con misiles tomahawk, el pasado 8 de abril en Siria, no fue una casualidad del destino, ni una decisión del inquilino de la Casa Blanca, a como le llaman al presidente de turno la estructura mediática occidental encabezada por CNN.

Desde la administración de Barack Obama, los dueños de las tres cuartas partes del comercio mundial de armas, añoraban una intervención militar estadounidense como la ocurrida recientemente el 6 de abril en Damasco.

Son estos mismos radicales estadounidenses, integrados por influyentes senadores y fabricantes de armas los que en 2002 se inventaron que Irak poseía armas de destrucción masiva con el objetivo de deshacerse de Sadam Husein y tomar el control del país.

Son estos mismos los que quieren repetir este guión en Siria, con el propósito de sacar a Bashar al Assad de Damasco y enfrentarse a la Rusia de Vladimir Putin.

Son estos mismos los que además han prometido desde 2014, armas pesadas al gobierno ucraniano de Petró Poroshenko con el fin de hacerle frente a una “imaginaria invasión de la Federación de Rusia.

Son estos mismos los que han instado a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a desplegar militares en países fronterizos con Rusia, como Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Bulgaria, Hungría y Polonia.

Son estos mismos los que dan armas a terroristas del Estado Islámico y el “Frente Al-Nusra” o “Jabhat al-Nusra”, -una organización terrorista asociada a Al Qaeda, formada en 2012-, también para luchar contra Al-Assad.

Son estos mismos los que se presentan como analistas en CNN y señalan que el presidente Donald Trump iría por mal camino si ataca al Estado Islámico en vez de Al-Assad.

Son estos mismos los que echan la culpa de todo lo malo que sucede en el mundo a los rusos y por si fuera poco intentan impedir su participación en los eventos deportivos internacionales.

Son estos mismo los que serían los actores intelectuales de un conflicto a gran escala entre Corea del Norte y su país y por si fuera poco del inicio de una tercera Guerra Mundial.

Son estos mismo los que durante el gobierno de Barack Obama hicieron que las relaciones rusos-estadounidenses se mantuvieras deterioradas.

Son estos mismos los que se mantienen irritados porque Rusia ha actuado en Siria en concordancia con el derecho internacional, algo que no es posible decir de su coalición que posiblemente sí ha causado muerte de civiles sirios.

Son estos mismos los que promueven la guerra informativa contra el Kremlin y países aliados patrocinando a grandes medios como la BBC de Londres o la CNN gringa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus