Marco A. Valle Martínez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los estereotipos son imágenes, ideas y creencias negativas sobre las personas mayores que tienen los hombres y mujeres, familias, amistades, vecindarios y, sociedad en general, incluso las propias personas mayores.

Estos derivan en la activación de conductas, comportamientos, tratos discriminativos y, no pocos maltratos físicos y psicológicos a los adultos mayores en la vida diaria.

Algunos ejemplos expresan que son “tristes”, “pasivos”, “no tienen capacidad para decidir”, “no pueden hacer ejercicios físicos”, “ya jugaron”, “son necios”, “son rígidos, no se adaptan a los cambios”, “no les interesa el sexo”, “son una carga…”, “no trabajan”, “son como niños”, “no merecen cuidados médicos”, etc.

Cuando se comparan los estereotipos con la realidad se puede observar que tienen algo de verdad y mucho de falsedad. Ciertos adultos muy mayores, principalmente quienes transitan por un envejecimiento excepcional, tienen algunas de esas características que, no son exclusivas de este grupo poblacional. Abundan las personas jóvenes y adultas que son tristes, pasivas, llevan una vida sedentaria, son una carga, no hacen ejercicios físicos, dejan que otros decidan por ellos, son como niños ya que nunca maduraron, no trabajan, y no son raros los enfermizos.

Veamos, entre muchos, tres ejemplos de consecuencias de los estereotipos. Dentro de la familia influyen cuando se aparta – sin más ni más – a los adultos mayores del proceso de toma de decisiones que tienen que ver con su vida u otros temas familiares, cuando sí podrían opinar y decidir. Aunque sí existen situaciones en que se les toma en cuenta, pero es porque es quien tiene los recursos económicos en la familia y prácticamente es el sostén del nivel de vida que llevan. En esos escenarios, vale más el egoísmo de lo económico y el bienestar individual que el amor a sus mayores.

Asimismo, son numerosas las veces en que niños y niñas les tienen miedo a la abuelita y abuelito puesto que su imagen no corresponde con la educación que reciben centrada en el culto a la juventud y a su belleza asociada, sumado a que viven en un ambiente contaminado por connotaciones negativas sobre el envejecimiento. Los padres de familia tienen el deber ineludible de educar y conversar con sus hijos e hijas para que tengan un concepto e imagen positiva de las personas mayores. No deben olvidar que un día también lo serán.

Igualmente se observa sus consecuencias en aquellas personas que experimentan episodios de estrés, o de ansiedad, cuando están cerca de la

jubilación o ya se jubilaron. Si bien es cierto que algunas personas no se quieren jubilar para mantener el mismo nivel de ingresos, también hay quienes no lo quieren hacer para no ser o aparecer como “viejo” ya que en la sociedad el estereotipo es que quien se jubila no trabaja, o sea entró en la vejez. La realidad es diferente, muchos jubilados/as trabajan de diferentes maneras.

Son tan negativos los impactos que frecuentemente las personas terminan creyéndolos, como el ejemplo de la jubilación, o cuando la persona se dice que no puede hacer ejercicio porque está viejo/vieja y le duele el cuerpo. Mientras la realidad es otra, se está envejeciendo y le duele el cuerpo porque no hace ejercicio físico, por ejemplo caminar por lo menos 30 minutos diario. Por caminar no se paga.

La vejez más que un asunto de edad es de estilo de vida en las diversas fases de la existencia, cada quien forja su historia, conforme sus condiciones individuales, familiares y sociales. Y los estereotipos son una amenaza permanente.

En fin, si estos no se atienden y se efectúan intervenciones para avanzar en su superación, van arrinconando a las personas mayores hacia el aislamiento, exclusión social, soledad y subvaloración de sí mismas, tanto a quienes tienen un proceso de envejecimiento normal como a quienes tienen un envejecimiento excepcional.

La familia, escuela, amistades, vecindarios, medios de comunicación y sociedad en general pueden contribuir a superar los estereotipos. Estos no son inmutables, se pueden superar.

*mavm@cablenet.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus