Eddy Zepeda
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En cuestión de horas, gastar más de 50 millones de dólares para destruir parcialmente un país, sus edificaciones ancestrales, su cultura, asesinar a sus ciudadanos, contaminar los recursos naturales con sustancias tóxicas, sabiendo que representará una inversión futura de miles de millones para su reconstrucción (trabajo que ellos mismos realizarán con sus empresas para generar más utilidades) es evidencia suficiente para diagnosticar demencia genética obscena, término a revisar para las nuevas clasificaciones en el DSM (Desórdenes Mentales). Nacer en determinado territorio es factor de riesgo para padecerla.

Los misiles sobre Siria en días recientes arrojan la obscena cantidad de más de U$59 millones, suficientes para resolver el problema del hambre de más de 250,000 habitantes del planeta. Luego, a pocas horas, lanzar la mayor bomba de destrucción no nuclear…. Eufemismo usado para minimizar el daño que provoca. La industria de la guerra lleva a su mejor socio a la presidencia para multiplicar sus millones. La Ciencia de la Guerra (Ciencia y científicos del mal)… variante sucia de la empleada por otra industria exitosa, la farmacéutica, que junto al narcotráfico y prostitución son las más lucrativas. 

¿Hasta dónde llegarán los Estados Unidos en su afán de seguir siendo los gendarmes del mundo? ¿Hasta dónde lo permitiremos los pueblos? 

Irak, Libia, Oriente medio, África, América Latina, y cualquier territorio donde exista riquezas qué extraer son sitios potenciales para ser usurpados y devorados. Omnívoros insaciables.

Venezuela es acechada. Su franja del Orinoco es el objetivo. Las mayores reservas mundiales de petróleo tienen que ser de ellos. Rondan sus cielos como las aves carroñeras cuando perciben el pútrido olor a carne descompuesta. Los recursos naturales como el agua, los metales preciosos, el gas, petróleo, la fauna y flora, y hasta los recursos humanos creadores de ideas son parte de las justificaciones para acechar, agredir y hurtar. La Diáspora que habita sus tierras es extraída con el señuelo del sueño americano. Hindúes, latinos, asiáticos y hasta europeos engrosan sus censos, volviéndose ciudadanos, so pretexto de la libertad completa para su desarrollo personal. Hurtan el intelecto del mundo.

La lucha mediática e ideológica la desarrollan utilizando a los mismos explotados, en su propia lengua y con sus mismos modismos. Crean cadenas de medios de comunicación y redes sociales compatibles y ajustadas para públicos no anglosajones, manejando marionetas procedentes de los mismos lugares hacia donde dirigen sus campañas de desinformación. CNN, BBC, Univision, Telemundo, NYT, Washington Post, cadenas locales, etc., etc. Distorsionismo también significa hacer aparecer marchas de protestas exigiendo declaraciones de probidad al presidente en varios estados norteamericanos para demostrar que es un país donde el pueblo tiene voz y voto y demanda cuentas claras…. ¿Atol con el dedo?... ¿espejitos a cambio de oro? No estamos encajados en los palos ya. Nos reímos también. No somos primates.

¿Hasta dónde llegarán en su afán enfermizo?

Los organismos multinacionales están hechos a su medida. La ONU calla ante tanto genocidio a pueblos que quieren  ser libres y justifica las agresiones de parte de los poderosos (USA, UE, OTAN).

La OEA es cómplice de los abusos cometidos contra los únicos pueblos que no quieren doblar sus rodillas. Venezuela, Bolivia, Ecuador. Todo a la medida del amo del Norte. Cuba ya no interesa tanto. Pronto podría recuperar su desarrollo turístico de hace décadas. Nicaragua alguito. Ya no les incomodan tanto. 

¿Qué nos queda? ¿Callar? ¿Dejarnos atrapar por la inercia? ¿Desactivar nuestro sistema nervioso para no sentir? ¿Fingir demencia? ¿Lanzarnos al vacío sin paracaídas?

Quien tenga una respuesta decente, digna, justa y posible que la comparta.

Seguir guardando silencio, pasivos, atenuados, para no alterar nuestro punto de confort también es un crimen. No seamos cómplices. Debemos actuar.

En materia legal se menciona que quien hace y quien consciente hacer son igual de culpables. 

Ciudadanos del mundo: ¿hasta cuándo seguiremos siendo cómplices?

Salud para todos.

*Médico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus