Gustavo-Adolfo Vargas *
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pasado no deja de perseguir a Irán. Su historia es reflejo de las tensiones que estallaron en el golpe de Estado de 1953, que detonó el odio hacia Estados Unidos, deslegitimó al Sha y sirvió de precursor de la revolución islámica de 1979. Un capítulo crucial a como detallan cientos de nuevos cables secretos de la CIA.

La primera entrega de documentos del Departamento de Estado, sobre el golpe se remonta a 1989. Sin embargo, fueron censurados para ocultar el papel de la Agencia de Inteligencia. La presión de historiadores logró que otro tanto sin manipular se publicara en 2013, pero el paquete completo y más revelador no se ha hecho público hasta el momento.

Los cables muestran que la decisión de derribar a Mohammad Mosaddeq, fue tomada después de un largo debate en la Casa Blanca.

El presidente Harry S. Truman ya se había opuesto, con Dwight D. Eisenhower el primer ministro iraní, que aún era bien visto por parte del Gabinete. Pero la presión británica y el miedo a una alianza con el comunismo dieron el triunfo al secretario de Estado, John Foster Dulles y su hermano Allen Dulles director de la Agencia, ellos formaban parte del Consejo de Administración de la firma Sullivan & Cromwell, consejero jurídico de la Anglo-Iranian Oil Company.

Esta combinación de intereses privados, económicos y políticos solo podía desembocar en una intervención anglo-estadounidense en Irán. El Sha se prestó y el 15 de agosto un general afín Fazlollah Zahedi, antiguo admirador del Eje, trató de destituir a Mosaddeq. El intento no resultó, Zahedi tuvo que ocultarse. El Sha huyó a Italia, donde esperó noticias de Teherán en el lujoso hotel Excélsior, en la romana Vía Veneto.

Kermit Roosevelt, buscó y pagó a turbas de maleantes para que tomasen las calles, también infiltró agentes provocadores entre los comunistas. En un clima de hostilidad creciente, asaltaron el bazar y el caos se apoderó de Teherán. Zahedi aprovechó ese lapso para sacar sus tropas a la calle. Mosaddeq fue sorprendido y cayó. Tras su captura, fue condenado y encarcelado, en 1967 murió bajo arresto domiciliario.

En las calles de Teherán, yacían cientos de muertos y quedaba una sensación de haber perdido una oportunidad; el Sha nunca recuperó su legitimidad. El golpe dejó una oscura herida en Irán. 

Los documentos desclasificados sobre el golpe de Irán en 1953, son el recuerdo del daño que han causado a lo largo de sus historias Estados Unidos y el Reino Unido. Los archivos publicados revelan que la operación de la CIA, conocida como “Operación Ajax”, tenía sus raíces en el petróleo. Durante décadas, las empresas occidentales habían controlado las riquezas energéticas de la región.

A finales del año 1950, la Compañía Petrolera Árabe-Americana en Arabia Saudita, acordó compartir los ingresos don Riad. Teherán hizo presión a la Compañía de Petróleos Anglo-Iraní, para que siguiera el ejemplo de los estadounidenses, pero Londres se negó.

Ante la negativa, Mosaddeq decidió nacionalizar la industria petrolera iraní. Los británicos decidieron colaborar con los servicios de Inteligencia estadounidenses para apartarlo del Gobierno y restaurar el poder del Sha Mohamed Reza Pahleví, próximo a Occidente, quien gobernó al país con extrema brutalidad y corrupción hasta que fue derrocado en la Revolución Iraní de 1979.

La decisión de echar a Mosaddeq, fue del coronel Norman Schwarzkopf (padre del general Norman Schwarzkopf, de la guerra del Golfo de 1991), un militar que conocía perfectamente la región y que había vivido en Irán entre los años 1944 y 1948, su trabajo fue asesorar al Ejército y Policía. Creó la Oficina de Inteligencia del Primer Ministro, dando origen años después a la temible SAVAK (Organización de Inteligencia y Seguridad Nacional).

Los británicos tenían tiempo financiando ilegalmente las actividades de los opositores a Mosaddeq. Kermit Roosevelt, llevaba una maleta con diez millones de dólares de la Agencia para sobornos.

En la capital iraní, unidades militares equipadas con tanques, saquearon oficinas, periódicos afines al primer ministro, y los diversos grupos sindicales y estudiantiles que se oponían al emperador.

Tras el éxito de la “Operación Ajax”, Kermit Roosevelt regresó a Washington y fue condecorado con la Medalla de Seguridad Nacional. Su siguiente destino fue Guatemala, donde contribuyó a derrocar al presidente Jacobo Arbenz Guzmán. 

* Diplomático, Jurista y Politólogo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus