Jorge Isaac Bautista Lara
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Existe una historia en la Biblia, Juan capítulo 8, donde se cuenta que una mujer fue sorprendida en adulterio; fue presentada ante Jesús, porque debía ser lapidada (apedreada hasta morir). Se dice que Jesús se inclinó y se puso a escribir con el dedo en el suelo pronunciando la siguiente frase: “El que no tenga pecado lance la primera piedra”, luego se volvió a inclinar y siguió escribiendo. Se cuenta que todos se fueron pues nadie se sentía libre de pecado, comenzando por los de mayor edad, quedando solo Jesús con la mujer. “Entonces se enderezó y le dijo: ‘Mujer ¿Dónde están? ¿Ninguno te ha condenado?’. Ella contesto: ‘Ninguno Señor’, Jesús le dijo: ‘Yo tampoco te condeno. Vete y no vuelvas a pecar en adelante’”. Una preciosa lección de humanidad, comprensión e integración para el ser humano. Se inicia este artículo así para relacionarlo con algo que ha pasado en estos días, divulgado por imágenes en algunos canales de televisión, redes sociales y diarios, donde aparecía una joven madre de 17 años (Helen Noelia Mairena) que sostenía en brazos un niño de 11 meses (su hijo) a quien, según reportes, había golpeado de manera dramática. Habitantes del sector, al escuchar los llantos a las 11 de la noche en Villa Alemania, en el Distrito VII de Managua, reportaron los hechos y se presentaron los medios, antes que las autoridades, y junto con los vecinos arrebataron de los brazos de la madre al niño. La joven fue trasladada al Distrito VII de la Policía.

Según mostraron los videos; el menor no paraba de llorar con visibles partes lastimadas; las cámaras miraban el dolor del niño, pero nadie miró el dolor de la madre; ella permanecía en una cama y no quería soltar al menor hasta que lo lograron por la fuerza. En los días siguientes fueron publicados parte de los datos de esta joven madre; 17 años (madre adolescente) con otro hijo menor (tres años, que está con la familia paterna; saquen la cuenta a qué edad lo tuvo), abandonada por sus padres, violada por un padrastro, procede de San Francisco Libre, doméstica, no se sabe quién es el padre del niño de 11 meses. En la cronología de las edades, encontramos que si este niño tenía 11 meses, esta niña-mujer lo tuvo a los 16; pero sabiendo que un embarazo dura los 9 meses y que nuestros datos no son en exactitud los 12 meses, el resultado es que esta niña ha quedado embarazada aproximadamente a los 15 años (una niña). Los hechos reportan que trabajaba como doméstica; es decir, que luego de su labor, debía dedicarse a un niño de meses. El que es padre responsable y tiene hijas de esta edad sabe qué significa esta edad, y quienes tienen excelente memoria de la vida se recuerdan en esa edad.

No aparecen por ningún lado los abuelos de la niña-mujer en su ayuda. En ese momento uno se da cuenta que no era solamente un niño el que estaba ahí necesitando ayuda,  sino  también una niña-madre de 17 años. ¿Quién tira la primera piedra? De nuestra parte no nos atrevemos ni siquiera a recoger la piedra, en tanto no tenemos esa autoridad moral como para estar libres de culpas como para condenar a un ser en estas condiciones. Pero ha llamado poderosamente la atención que hubo una ONG, una coordinadora de ONG, que se dedica a “trabajar” con la “niñez y la adolescencia”,  llamada Codeni, que ha recogido en uno de sus directivos, no una sino varias piedras y sin la más mínima empatía en el contexto, ni investigados los hechos a fondo, ha lanzado con fuerza varias piedras, para “justificar” las donaciones que reciben y darse nombre; y las ha lanzado contra esta niña-madre, llegando a decir que “repudiamos cualquier tipo de agresión a este menor…”, olvidando que la madre es una niña desesperada y abandonada.

Hacen culpas y reos con extrema facilidad, matando con la lengua. ¿Quién se ofrece a dar apoyo a esta niña y no cárcel? Pues no es un niño golpeado sino 2. Como sociedad le hemos golpeado a más no poder a la niña-madre. Haciendo así las cosas, nos volvemos continuidad de los hechos y sus consecuencias.  

Esta ONG incluso informó que se tomaría la diligencia de informar a la Fiscalía ¿Así se trabaja con la adolescencia? ¿Es así como perfilan integrar a una joven a la comunidad? No se tejen así las costuras de una sociedad. Quien sea inocente de este mal que causamos que tire la primera piedra. Si construyen destruyendo, mejor retírense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus