Eddy Zepeda
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todo tiempo pasado fue mejor, suelen decir quienes niegan los avances de la ciencia y la tecnología. La expectativa de vida hoy con 78-90 años por vivir es innegable que descarta tal premisa. Cada vez es mas evidente que los tiempos modernosde conocimientos verificables y cuantificables, son mas exactos que los anteriores que sustentaban sus afirmaciones en observaciones que casi siempre estaban sesgadas por factores diversos: culturales, religiosos, políticos y económicos. 

La sociedad del conocimiento es necesaria para sacar del subdesarrollo a la mayoría de pueblos del mundo que están siendo afectados por efectos negativos del cambio climático y de los desajustes provocados por el injusto orden (desorden) económico mundial diseñado por las potencias mundiales (G-20 recientemente).

La presente Reflexión en voz alta nace por la necesidad de mencionar algunos aspectos relacionados con el reciente Foro de comunidades indígenas en la Universidad Centroamericana, abogando por el respeto (incuestionable) de sus recursos e idiosincrasia. 

Específicamente en el campo de la salud no puede negarse el aporte de los conocimientos de los médicos tradicionales o chamanes en el perfil de morbimortalidad de misquitos, ramas, creoles y garífunas. Tampoco puede negarse valor al importante conocimiento sobre las fuentes naturales de terapias locales (flora y fauna) con las que resuelven sus necesidades de salud ante la carencia de servicios médicos y paramédicos. Deuda pendiente de los diferentes gobiernos centrales y locales. Resuelven a como pueden, lamentablemente.

Sin embargo, insistiendo en la validez comprobada de los avances científicos y tecnológicos, no podemos seguir basando las políticas sanitarias de esas zonas en conceptos primarios de CCAP (Conocimientos, Conductas, Actitudes y Prácticas).  Multiples sesgos o limitantes que inciden en ese modelo de análisis impiden alcanzar niveles de vida dignos, sobre la base de Derechos Humanos inalienables e imprescindibles que deben tenerse en cuenta a la hora de definir estrategias de inclusión e integración de la población caribeña.

Urge penetrar la tecnología, la ciencia, la modernidad, el conocimiento a cada rincón de la zona del Atlantico y rural que se encuentra en condiciones de marginalidad. No es posible permitir que las creencias en mal de ojo pueden dejar ciego a una persona, que la diabetes, cáncer, esquizofrenia, demencia y otros problemas neurológicos son debido a maldiciones de seres sobrenaturales. Que la tuberculosis se cura con cáscaras, que las piedras en riñones o vesícula se desbaratan con sobadas, con aceite de cusuco y así tantas otras tantas creencias transmitidas de generación en generación.

Las crisis de Ignis Taras o mal de fantasmas no son por maleficencias y hechizos de personas que practican magia negra o blanca (¿?), sino por alteraciones neurosicológicas secundarias a problemas nutricionales, de adicciones o también por procesos siquiátricos propiamente dichos, debiendo tratarse con estrategias integrales científicamente comprobadas (sociológicas, económicas, culturales, etc.). Las autoridades del Gobierno, en conjunto con otros actores sociales deben dar repuestas serias, objetivas, sobre la base de realidades y no de supuestos o creencias sobrenaturales. Eso es Respeto a la Idiosincrasia, a la Dignidad de los seres humanos que habitan esa mitad del país que genera sus propios recursos para cambiar la dura realidad que crónicamente les ha correspondido permanentemente.

Los cambios deben iniciarse en todos los campos: educativos, sanitarios, culturales, etc. No es posible considerar el Caribe como una expresión cultural, de efemérides, de pobladores diferentes al resto del país. La cuestión sanitaria debe ser atendida urgentemente seguida de la educativa. Un pueblo con salud y conocimiento puede ser un pueblo libre, independiente y autónomo, capaz de contribuir al desarrollo nacional.

Cambiemos paradigmas y conceptos equivocados, cuando del tema de derechos humanos se trate. Idiosincrasia respetada, pero con necesidades básicas satisfechas.

* Médico 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus