Juan Manuel Sánchez Ramírez
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las cada vez más espeluznantes cifras ligadas a las muertes, daños y destrucción que genera la plaga de los accidentes de tránsito, parecen revelar cada vez con más claridad que algo está mal con los miles de conductores que van al volante y los peatones que van sobre las vías y carreteras de Nicaragua.

Una consulta realizada por mi persona, entre 603 ciudadanos capitalinos, a través de @juanmanuelmga en la red social Facebook, confirma que existe una preocupación real. Esta consulta expresa la valiosa opinión de buenos ciudadanos que aprovecharon el espacio para proponer soluciones al caos en materia de seguridad vial, que tanto dolor y lágrimas está dejando a los nicaragüenses en el 2017.

Las propuestas que más apoyo recibieron fueron las presentadas por Samantha Rebecca Acuña y Magda Bravo: 1- Crear un proceso de inducción de nuevos conductores en el sistema vial y que los conductores de motos respeten los límites de velocidad y las aceras. 2- Prohibir el estacionamiento de furgones en las vías públicas del país y exigirles el estacionarse en espacios privados con pocas y bien definidas entradas y salidas a la vía pública. 3- Que los agentes de tránsito reciban mejor capacitación y pasen por pruebas que validen su idoneidad para respetar su trabajo y disminuir la corrupción. 4- Elevar la edad para solicitud de licencias a 18 años. 

“Pienso que debemos de empezar por educarnos o concientizarnos nosotros mismos, ya que la mayoría de accidentes son por la falta de cortesía y la intensidad con la que vivimos en nuestro día a día, queremos ser los primeros en llegar a nuestros destinos y no nos detenemos a pesar que es mejor llegar un poco tarde que no llegar del todo. Y lo otro sería buscar nuevas opciones para evitar tanto congestionamiento en las horas pico, pero la paciencia es lo más vital”, fue la propuesta de Rosa María Sinclair. 

El ciudadano José Carlos Renauld expresó públicamente que las campañas lanzadas por las autoridades tienen cero atención por parte de los ciudadanos”. Él propone “el otorgamiento de licencias de conducir solo a personas que pasen un examen psicométrico exhaustivo”.

La ciudadana Guisell Guadamuz considera que multar a los peatones podría también ayudar a reducir la imprudencia de algunos ciudadanos al desplazarse a pie por las vías. Por su parte, Lizzethe Alemán opina que para mejorar la seguridad vial se les debe “inculcar primeramente a los agentes policiales valores de honestidad y transparencia, al momento que estos ejerzan su labor ante cualquier ciudadano que no respete las señales de tránsito”.

Elmer Hodgson manifiesta que una solución a esta problemática es establecer la educación vial como una asignatura obligatoria dentro del sistema educativo en todos los niveles de escolaridad.

Según un informe publicado en 2013, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (BM), en los países en desarrollo el costo económico de los accidentes de tránsito se sitúa en el uno por ciento del producto interno bruto (PIB).

En el primer bimestre de este año, el Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas) reveló que la atención médica de emergencia en el país para un lesionado de un accidente de tránsito cuesta entre 300 y 500 dólares, cifra que podría elevarse hasta 1,800 dólares, en dependencia del lugar del accidente y en el caso que el lesionado necesite trasladarse a un centro de referencia nacional o si requiere de hospitalización, cirugía o rehabilitación.

Managua habló durante esta breve encuesta sobre las formas de solucionar esta problemática ligada a la seguridad vial.  La gente hizo propuestas serias y con mucho sentido común, pidió también mayor consciencia, cortesía y responsabilidad a los miles de nicaragüenses para que no manejen en estado de ebriedad o hablando por teléfono o envíen mensajes de texto mientras conducen un vehículo.

Decidida a dar su aporte para tratar de reducir estas cifras espeluznantes, la ciudadanía también llamó a la sociedad en general a tomar más conciencia del problema y a elevar al máximo el sentido de responsabilidad compartida.

Los capitalinos deben ser escuchados por los tomadores de decisiones porque si Managua cambia, el país también lo hará.

Abogado especialista en políticas públicas para el desarrollo.

www.juansanchezmga.wordpress.com y en facebook @juanmanuelmga

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus