David Otero Mendieta
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mario Cimoli, director de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), señala: “El aumento de productividad y la diversificación productiva son condiciones necesarias para hacer sostenibles la inclusión social en el largo plazo”. También explica sobre el estado de factores relacionados al aumento de la productividad y diversificación productiva en América Latina: “El gasto es insuficiente en investigación y desarrollo, existe escasa relación entre la universidad y la empresa, tiene un modelo de incentivo débil hacia las carreras técnicas y una política de pymes anunciada, discutida, pero que finalmente avanza poco”.

En la búsqueda de entender que la productividad y la diversificación productiva no ocurren aislada de lo que ocurre en la educación y los aprendizajes, es importante enfocarse en qué y cómo debemos aprender a dirigir ambientes de aprendizajes para la productividad y la diversificación productiva. A esta explicación son inminentes las acciones que los Estados a nivel de América Latina y el Caribe se han comprometido cumplir en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La Meta 4.4 para 2030 orienta: “Aumentar sustancialmente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento”

La formación de un ser humano competente en relación con la diversificación y productividad que se requiere implementar en nuestras sociedades para mejorar sus economías y seguir en el avance de la reducción de la pobreza, merece estrategias de articulación de la educación básica (hasta noveno grado), la educación media (hasta undécimo grado), la educación técnica y la educación superior, y que este marco curricular articulado incluya y vincule aprendizajes que den respuestas a las demandas de desarrollo económico, político, social y cultural de las naciones. Es necesario ofrecer a jóvenes y adultos un trayecto formativo donde aprendamos cuatro habilidades a desarrollar: i) aprender a hacer, ii) aprender a querer hacer, iii) aprender a trabajar en equipos y iv) aprender a ser éticos en nuestros desempeños.

La inclusión social trasciende la inserción laboral, porque el mundo laboral de este siglo XXI demanda personas que se inserten competitivamente en sectores de la economía, aptos en la producción, el uso y dominio de técnicas y tecnologías; en anticiparse a escenarios de incertidumbres por sus constantes cambios; en el seguimiento sistemático a los sucesos que ocurren cotidianamente y la preparación de respuestas ante los efectos posteriores y colaterales; en la evaluación de resultados; en el diseño e implementación de investigación científica; en el uso del diálogo, la negociación y la concreción de consensos; en la construcción y participación de redes de aprendizajes; en la práctica de valores de respeto, responsabilidad y solidaridad con las personas y sus entornos sociales, culturales y ambientales. 

Los retos y las contradicciones que nos impone la sociedad del conocimiento en el siglo XXI respecto a la competitividad en Nicaragua, desafía la conexión entre lo que se está y cómo se está aprendiendo en nuestro sistema educativo formal y las habilidades necesarias para innovar, emprender y prosperar. Se hace necesario, primero, la productividad y la diversificación productiva en nuestra educación desde la perspectiva de promover un liderazgo compartido y distribuido en los docentes. Richard Elmore, profesor de la Universidad de Harvard, señala: “el liderazgo consiste esencialmente en crear, alimentar y desarrollar la capacidad de los docentes y estudiantes para que se involucren en un buen aprendizaje”. Al respecto, propone conducir desde la innovación y la creatividad un tipo de ambiente de aprendizaje en el que creemos será efectivo, para satisfacer las necesidades de las personas durante toda su vida, ya sea dentro o fuera de la escuela.

Elmore refiere: “… lo que significan la innovación y la creatividad en un esbozo de liderazgo. Las condiciones en las próximas décadas van a cambiar radicalmente, y habrá oportunidades de innovación y creatividad en todas las partes del sector de aprendizaje, inclusive en formas más tradicionales de organización, como las escuelas y en el ambiente más amplio del aprendizaje. Típicamente, la gente que estudia la creatividad y la innovación dice que las innovaciones que perduran son las que tienen mucho valor, ya sea valor 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus