Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La excanciller de Venezuela, Delcys Rodríguez, hoy presidenta de la Asamblea Constituyente, dijo  que el linchamiento mediático contra su país ha tenido como objetivo afectar la economía. Recientemente, el sociólogo  portugués y uno de los referentes intelectuales de la izquierda europea, Boaventura de Souza Santos, explicaba que hay un intento de la prensa internacional de no mostrar la realidad de Venezuela, incluso, hay un afán inescrupuloso en  falsear la realidad y pretenden hacer creer como que si en Caracas, por ejemplo, se vive una verdadera guerra civil. Con la amenaza del presidente Donald Trump de no descartar una opción militar contra Venezuela, la mayoría de los países latinoamericanos rechazó dichas advertencias, no obstante, el injerencismo de los EE. UU. es muy marcado en esta nación sudamericana, ya sea de forma directa o solapada, utilizando a terceros como punta de lanza para destruir la Revolución Bolivariana, como lo expresara nítidamente el secretario de Estado de EE. UU., Rex Tillerson.

Nicaragua, Cuba, Bolivia,  Rusia, China e Irán han condenado las expresiones bélicas de Trump, también lo han hecho en bloque los países miembros del ALBA. La excanciller Rodríguez criticaba el doble rasero de algunos países latinoamericanos, Perú, México y Colombia, por ejemplo,  que si bien es cierto expresaron públicamente su rechazo a las amenazas de Trump , la verdad es que se lavaron las manos ante las amenazas de su jefe y se golpean el pecho porque a Venezuela se le puede hacer de todo, menos una intervención militar. Que estos mandatarios le den la cara al presidente Maduro, emplazaba la titular de la Asamblea Constituyente. La realidad es que Nicaragua, Cuba y Bolivia han externado su solidaridad militante con el pueblo y gobierno de Venezuela. “Condenamos en nombre de la dignidad y orgullo soberano del pueblo de Augusto C. Sandino todos los atropellos contra la patria de Simón Bolívar, de Hugo Chávez y del presidente Nicolás Maduro” decía explícito el Comandante Daniel Ortega a través de un comunicado del Consejo de Comunicación y Ciudadanía. Profético e intuitivo, el presidente del Consejo de Estado y de Ministros y presidente de Cuba, Raúl Castro, advertía en unas declaraciones sobre Venezuela: “vendrán días de fuerte lucha, de acoso internacional de bloqueos, de limitaciones, pero también serán días de creación y trabajo para los revolucionarios, que como hasta hoy no estará solo y nos tendrá a los cubanos en la primera fila de la solidaridad militante y más compromisos con su causa”.

Juan Carlos Monedero, politólogo,  ensayista político y exdirigente de Podemos, nos ilustra con claridad el papel de la derecha española contra Venezuela:  “Desde que ganó las primeras elecciones en 1998, Chávez tuvo que enfrentarse a numerosos intentos de derribarlo. Por supuesto, con la inestimable ayuda de la derecha española, primero con Aznar, luego con Rajoy y la ya conocida participación de Felipe González como lobbista de grandes capitales”. Agregaba  que es curioso que el mismo Aznar, que hizo negocios con Venezuela y con Libia, luego se convirtió en ejecutor cuando se lo ordenaron. El linchamiento mediático al que hacía referencia la excanciller Rodríguez se manifiesta todos los días siguiendo un patrón ejecutado a la perfección por las grandes cadenas de televisión, los medios impresos y digitales, así como redes sociales de que en Venezuela hay una dictadura y que hay que derribarla porque  los EE. UU. no van a tolerar un gobierno totalitario en el continente. Fíjense bien, Donald Trump destituyó en enero a la fiscal general, sustituyó en mayo al director del FBI y mantiene una política de hostigamiento contra el fiscal actual y no pasa nada. La Asamblea Constituyente de Venezuela sustituye a la fiscal general y la derecha local e internacional pegan el grito al cielo de que en el país sudamericano hay una dictadura por el hecho de sustituir a la fiscal. La derecha ha tratado con guantes de seda las amenazas de Trump y se ponen a tono con sus padrinos del exterior, rechazando esas amenazas de intervención militar pero también condenando  la “injerencia” de Cuba y la presencia de rusos, iraníes y hasta de Hezbollah. 

* Periodista

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus