Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, la organización guerrillera más antigua del continente, se han constituido en partido político, hecho histórico en ese país.

Nacieron en 1948, luego del asesinato del líder sindical Jorge Eliécer Gaitán, que dio origen a una —otra— guerra civil, que ensangrentó Colombia hasta fecha reciente.

Pocos países tienen una historia más trágicamente sangrienta que Colombia. Las guerras civiles se iniciaron en 1810 y, desde entonces, hubo solo paréntesis de paz.

De ahí la trascendencia de pasar las FARC de guerrilla a partido político, con las mismas siglas y un nuevo nombre: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Con el fin de la guerra en Colombia Latinoamérica se convierte en la única región del mundo sin conflictos armados, pendiente el desarme del ELN, que también llegará.

Caso único en el mundo, nuestra región fue la primera en suprimir las guerras, primera en someterse a la Corte Internacional de Justicia y, ahora, primera en pacificarse.

Queda la inmensa tarea de la paz social, que requiere combatir las desigualdades, dar oportunidades a los desfavorecidos y hacer una enorme inversión económica y social.

Porque una cuestión es el fin de los conflictos armados y otra la imprescindible paz social, en la región más desigual y, por esa desigualdad, la más violenta del mundo.

Brasil tuvo 52,463 homicidios en 2015 y Honduras 5,154. Entre 2010 y 2015, 42,000 personas murieron en las guerras de Siria, Irak y Yemen. Datos para meditar.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus