Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un informe del Banco Mundial devuelve a la actualidad un problema mayor de la enseñanza, que es diferenciar entre memorizar y entender y razonar.

Demasiados sistemas educativos, mayormente en países pobres, asumen que enseñar es hacer que los alumnos memoricen, dando poco valor al aprender razonadamente.

Los profesores quieren que los alumnos respondan lo memorizado, aunque no entiendan ni digieran mentalmente lo que están respondiendo. Aprobar se hace única meta.

Así pasa que, cuando se les pide razonar un tema, no saben cómo hacerlo, pues no han sido entrenados para pensar, sino sólo para memorizar y responder con lo memorizado.

El problema lo agrava la pobreza intelectual, por la falta de hábitos de lectura y programas educativos y, ahora, con Internet, por el consumo masivo de banalidades.
En Finlandia y otros países, la enseñanza como memorización mecánica de textos fue abandonada hace décadas y sustituida por sistemas de aprender razonando. Los resultados han sido espectaculares.

En Física, los científicos suelen iniciar investigaciones preguntándose “¿Qué pasaría si…?” A partir de allí se sumergen en un tema y, dándole vueltas y revueltas, terminan encontrando respuestas, sea positivas o negativas.

Sería una fórmula a emular en las escuelas y en vez de decir “apréndanse esto al ‘tubo’”, se diga a los alumnos “piensen que…” o “imaginen que…” y a razonar.

No es tarea fácil pensar. Normalmente repetimos pautas aprendidas. Requiere entrenamiento pero, ya sabemos, nunca es tarde si la dicha es buena.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus