•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos coyunturas recientes, con características de situaciones permanentes, ocupan la atención de la ciudadanía. Los desastres naturales, con responsabilidad parcial del cambio climático y también de negligencias humanas, y los desastres provocados por los mayores depredadores: la misma especie humana, la Nica Act. Los mencionamos como permanentes, puesto que siempre están allí con caras distintas en momentos distintos, crónicamente, pero con el mismo efecto nocivo. La correlación de ambos se mencionará al final de la reflexión, cual especie de corolario. 

En otro ámbito, esta vez positivo, es meritorio destacar el esfuerzo de grupos de personas que se esfuerzan por encontrar soluciones a problemas sociales de los ciudadanos. Investigadores y académicos que se mantienen ocupados aportando conocimientos para la construcción de una sociedad más sana y más justa.

Dos ejemplos a resaltar: El aporte de especialistas en enfermedades cardiacas, nacionales y extranjeros, que compartieron resultados de avances en el diagnóstico y tratamiento de problemas del corazón, y la contribución de especialistas en técnicas novedosas para identificar serotipos potencialmente cancerígenos en nuestras mujeres: para estudiar los riesgos potenciales de enfermar por cáncer cérvico-uterino, de alta frecuencia y mortalidad en el país.

Afortunadamente, la producción de conocimientos sigue su curso ininterrumpido, a pesar de las amenazas latentes. Los más recientes avances en el campo de la cardiología (clínica e intervencionista) fueron compartidos en el congreso anual de esta especialidad, donde se abordaron temas que inciden en la morbimortalidad de Nicaragua.

Siendo un país pobre, la población enferma y muere de males similares a poblaciones del primer mundo. Diabetes, infartos cardiacos, accidentes cerebrovasculares, obesidad, etc. Emulamos conductas y comportamientos de sociedades con otros niveles de desarrollo y capacidades de respuesta de sus sistemas sanitarios. Sociedad de consumo que se debate en las secuelas de la globalización, pagando consecuencias gratuitas. Similar fenómeno se observa con las repercusiones del cambio climático, donde unos pocos países provocan los daños y muchos deben asumir los costos económicos y sociales. 

Casi de manera simultánea se dio a conocer a la asociación de ginecólogos los resultados de un estudio molecular sobre la prevalencia del virus del papiloma humano, de diferentes serotipos, (potencial cancerígeno para el cáncer cérvico-uterino), por parte de especialistas investigadores del Centro de Biología Molecular de la Universidad Centroamericana.

Entre sus principales conclusiones se menciona lo siguiente: Los grupos de mujeres en edad reproductiva y productiva (19-24 años) presentan alta prevalencia de infección por serotipos 16-18, que potencialmente puedan llegar a desarrollar cáncer cérvico-uterino. (Considerando que la expectativa de vida actual es de más de 68 años en las nicaragüenses, les queda mucho tiempo para enfermar de dicha patología, de no atenderse adecuadamente). En dicho estudio se identificó la relación entre cinco variables o características: 1.- La edad temprana en el inicio de relaciones de nuestros adolescentes y jóvenes ,2.- El alto intercambio de parejas o promiscuidad, 3.- Violencia psicológica, cuya víctima casi siempre es la mujer, 4.- Uso descontrolado de anticonceptivos con carga hormonal importante, y 5.- Exposición a humo de cigarrillo (activo o pasivo), cuyo daño endotelial ha sido demostrado como factor de riesgo cardiovascular y obstétrico. Tales características inciden en la morbimortalidad general siendo controlables con medidas de bajo costo, donde la educación es el punto de partida fundamental, siempre y cuando sean asumidas con prioridad de Políticas Públicas para Desarrollo Humano Sostenible, similar a los Objetivos del Milenio.

Necesitamos asumir compromiso de ciudadanos responsables, contribuyendo a la generación de soluciones factibles, basadas en conocimientos, para poder alcanzar independencia y no estar sometidos a extorsiones y chantajes de parte de personajes o grupos élites cuya salud mental se encuentra distorsionada.

Sigamos produciendo y aplicando conocimientos, haciéndolos accesibles a todos. Unamos esfuerzos, en la parte pública, privada y la comunidad. Quizás sea una forma de erradicar la pobreza.

* Médico 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus