•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las elecciones municipales, observadas y avaladas por la OEA, confirmaron los pronósticos que habíamos hecho: 1) Las encuestas son creíbles. 2) El Gobierno tiene la mayoría del respaldo popular. 3) El PLC es el mayor partido de oposición. 4) CxL, que un sector reconoce como “verdadera oposición, es un grupo pequeño sobredimensionado en un periódico. 5) La abstención en estas elecciones municipales no fue diferente a las últimas elecciones municipales no cuestionadas y reconocidas por todos en 2000 y 2004, igualmente con un poco más del 50%, por lo que dicha abstención no puede interpretarse como un “rechazo masivo” al proceso. En todo el mundo hay mucha abstención por simple indiferencia en las elecciones municipales, aún con mayores porcentajes que en las nuestras. 6) Si en las pasadas elecciones nacionales de 2016 el sector llamado por algunos “verdadera oposición”, representado por CxL, hubiera participado, no habrían cambiado los resultados significativamente. 

El sector opositor que resulta perdidoso, tanto por los pocos votos de CxL como por la poca abstención relativa tratándose de elecciones municipales, se empeña en no reconocerlo a pesar de la observación de la OEA; porque reconocerlo sería aceptar que se equivocaron, que no vieron la realidad, o si la vieron trataron de ocultarla o falsearla. Eso se suma a la cadena de errores que vienen cometiendo desde que iniciaron sus ataques al PLC, dividieron el voto de los liberales y de otros que encontraban en el PLC la alternativa frente al sandinismo. Este debe ser un momento para reflexionar y replantearse una estrategia diferente que debe partir de aceptar la realidad y dejar de demonizar al PLC;  tomar una actitud sensata, no ver hacia el pasado sino al futuro; plantearse una alianza con el partido que ha demostrado ser la mejor opción de la oposición, si no la única, para un cambio de gobierno -aunque no sea a corto plazo- siempre y cuando cesen las actitudes auto destructivas, el canibalismo de la oposición nicaragüense y de algunos medios que al ocultar y tergiversar la realidad han resultado contraproducentes y nocivos para la causa opositora.

El PLC debe sentirse orgulloso de ocupar el lugar de segunda fuerza política del país derrumbando muchos mitos que se habían creado en el papel. No lamentarse por lo que no ganó sino celebrar lo que ha crecido a pesar de tener a muchos poderosos en su contra: gobierno, medios de comunicación, feroz campaña de desprestigio dentro y fuera del país, etc. Es, como dice su eslogan, “la fuerza que avanza”. Hay que entender que obtener un porcentaje de votos a nivel nacional no significa tener ese mismo porcentaje de alcaldías en el país, pues cada elección municipal es independiente. El PLC tendrá una importante participación en los Concejos Municipales, como la tiene en la Asamblea Nacional. Se ha fortalecido, ha movilizado millares de simpatizantes, está activo y bien fogueado. Es la opción para el futuro y tiene un importante peso en el presente.

Algunos insistirán en seguir actuando como avestruces que entierran la cabeza para no ver la realidad o llenos de soberbia y orgullo serán incapaces de aceptar que se equivocaron y pretenderán engañar a sus seguidores con conclusiones acomodaticias para encubrir su fracaso y debilidad política. Seguirán diciendo que la OEA vino a avalar un proceso viciado, seguirán rechazando las encuestas, seguirán diciendo que el PLC no es “verdadera oposición”, seguirán tratando de hacer creer que la solución está en cosas como la Nica Act o la insurrección. En fin, seguirán cometiendo los mismos errores. Espero que el PLC y otros grupos sensatos no. Pensarán primero en el bien de Nicaragua y en la posibilidad de arreglar las cosas cívicamente con visión de futuro. La historia y la ciencia política enseñan que lo que parece lejano se puede acercar actuando inteligentemente, partiendo de la realidad, no negándola, para poder diseñar buenas estrategias; sin impulsos emotivos que solo llevan al fracaso.

Abogado, periodista y escritor
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus