Fiorella Falla Jerez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este 14 de noviembre celebramos el Día Mundial de la Diabetes, instaurado por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1991, como respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo. 

El propósito es dar a conocer las causas, los síntomas, el tratamiento y las complicaciones asociadas a la enfermedad. El Día Mundial de la Diabetes nos recuerda que la incidencia de esta condición se encuentra en aumento y continuará esta tendencia, mientras no emprendamos acciones para prevenir este crecimiento.

La Federación Internacional de la Diabetes (IDF) divide al mundo en varias regiones. Nicaragua pertenece a la región SACA (Suramerica y Centroamerica). Para la región SACA se estimaba una prevalencia de 29.6 millones de personas con diabetes para el año 2015, número que aumentará a 48.8 millones para el año 2040. 

En el año 2010, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicó los resultados de la Encuesta de Diabetes, Hipertensión y Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas, realizada en Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua; en este último caso, en la ciudad de Managua. Esta encuesta evidenció que los primeros 3 lugares en la prevalencia de diabetes en Centroamérica son en orden de frecuencia Costa Rica, Nicaragua y El Salvador, con 9.6%, 9.1% y 8.7% respectivamente. 

En el Mapa de Padecimientos de Salud publicado por el Minsa, se observa que en al año 2016 habían 84,183 personas con diabetes, ocupando el segundo lugar dentro de las enfermedades crónicas a nivel nacional y solo superado por la hipertensión arterial.

Todavía falta mucho por hacer en temas de prevención de la diabetes y la promoción de los estilos de vida saludables. Se ha realizado algunas acciones, pero la velocidad de crecimiento de la diabetes supera cualquier acción. El tratamiento de la diabetes tiene 3 pilares: educación, aplicación de los estilos de vida saludables y medicamentos. 

En ese sentido, Visión Inclusiva ha trabajado en diferentes estrategias para contribuir al control de la diabetes, desde fortalecer las capacidades del personal de salud hasta la organización y funcionamiento de clubes de personas con enfermedades crónicas en lineamiento con su objetivo de educación diabetológica.

Está demostrado que el control de las enfermedades crónicas retrasa la aparición de complicaciones; por lo que el paciente con diabetes juega un papel importante, es él, quien debe recibir información adecuada para tomar decisiones informadas para lograr un autocontrol de su padecimiento.

El autocontrol ayuda a las personas a incorporar la diabetes en sus vidas del modo que mejor funcione basándose en sus propias circunstancias, prioridades y objetivos. Este enfoque ha dado resultados exitosos para Visión Inclusiva al mejorar la calidad de vida en las personas que conviven con diabetes.

Por ello, este 14 de noviembre Visión Inclusiva como parte de su trabajo de sensibilización y educación sobre la diabetes insta a la población a informarse, mantener una alimentación saludable y tener una vida activa. Todas las personas tenemos riesgo de desarrollar diabetes.

* Coordinadora de proyectos en Visión Inclusiva.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus