•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica mantendrá su relación con Nicaragua "al más bajo nivel" mientras no obtenga de Managua claras demostraciones de su compromiso con la institucionalidad, según afirmó hoy el vicecanciller costarricense, Alejandro Solano Ortiz, en declaraciones a Efe.

El viceministro está en Ginebra porque Costa Rica se sometió ayer y hoy al escrutinio del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de las Naciones Unidas.

Solano asumió que "la relación con Nicaragua es, lamentablemente, muy difícil", desde hace tiempo, y dejó claro que su país no cambiará su postura mientras no vea pasos concretos de Managua.

"La situación no es fácil, de poco diálogo, debido a que las autoridades nicaragüenses no dan señales claras de querer tener un relación clara y honesta con Costa Rica".

El viceministro se refirió a varios de los temas que dividen a los dos países, algunos antiguos, como los conflictos transfronterizos, y otros recientes, como la detención de ciudadanos costarricenses en Nicaragua.

Con respecto a los conflictos en las tierras limítrofes, a finales del año 2010 Costa Rica presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y el tribunal unió en un solo expediente este caso con una demanda de Managua contra San José del 2011 por supuestos daños ambientales en el fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense.

Se prevé que la CIJ emita una sentencia a finales de 2015 o inicios de 2016, y esperan que "Nicaragua respete la resolución de la Corte", enfatizó Solano.

Por otra parte, el viceministro se refirió al caso de costarricenses Daniel Gil, detenido en Nicaragua, por un supuesto fraude fiscal.

"A todas luces sus derechos humanos han sido violentados en la cárcel nicaragüense, donde no se le ha permitido disfrutar de ninguna garantía procesal y donde se ha demostrado una vez más que el estado de derecho no existe en el vecino país del norte", añadió.

Otro de los temas que recientemente han tensado las relaciones entre ambos países centroamericanos es el proyecto del canal de Nicaragua que consiste en una obra tres veces más grande que la que funciona en Panamá.

San José teme que esta gigantesca obra repercuta negativamente en los afluentes de su país, por eso ha pedido que Managua le presente los estudios de impacto ambiental, cosa que hasta la fecha no ha sucedido.

"Es una de las tantas solicitudes que seguimos esperando y es uno de los ámbitos en los que no hay señales elocuentes de Nicaragua de ser transparente con respecto a esas obras", dijo.

Solano dijo entender que el canal es un proyecto fundamental del desarrollo de Nicaragua pero insistió en que Managua debe respetar las disposiciones internacionales.

Antes estos múltiples aspectos de tensión, el vicecanciller dejó claro que San José espera un cambio de actitud de Nicaragua.

"Mientras no se den esas señales claras y elocuentes con Nicaragua, Costa Rica no dará ningún paso en falso para restablecer el diálogo con el vecino país del norte", volvió a reiterar el ministro.

Por otra parte, el vicecanciller se refirió a alguna de las críticas más importantes surgidas durante el debate ante el Comité para la Eliminación Racial, y es al hecho de que no se respeten las tierras ancestrales de las comunidades indígenas.

"Tenemos un problema, evidentemente, y no lo vamos a negar, porque muchos de los territorios están siendo ocupados por personas no indígenas, y nos genera un problema pragmático sobre el deber que tiene el Estado de cumplir con la legislación internacional", asumió.

"Esperamos que a través de la mesa de diálogo poder encontrar una solución y poder evitar nuevos actos de violencia que se dieron y que son condenables a todo nivel", concluyó el viceministro

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus