•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Brasil vive "una normalidad democrática extraordinaria" y "todas sus instituciones están funcionando", dijo hoy el vicepresidente Michel Temer, al día siguiente de haber enviado una dura carta a la mandataria Dilma Rousseff, quien está bajo amenaza de ser sometida a un juicio político.

En unas breves declaraciones a los periodistas, Temer declinó comentar el contenido de esa carta, en la cual afirmó que la mandataria "nunca" tuvo confianza en él y que lo ha tratado como si fuera un objeto "decorativo".

También aseguró en la misiva que el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que él lidera, es visto por el Gobierno como un "mero accesorio, secundario y subsidiario", al que Rousseff sólo recurre cuando debe resolver algún "problema".

Aunque declinó comentar la carta, Temer sí se refirió al proceso que se ha iniciado en la Cámara de Diputados con vistas al inicio de un juicio político contra Rousseff, que ha sido suspendido por la Corte Suprema tras las primeras discusiones.

"La Cámara de Diputados deliberó en el ejercicio legítimo de sus competencias. El Supremo lo suspendió temporalmente" y "eso revela que vivimos en un régimen de normalidad democrática extraordinaria" y que "todas las instituciones están funcionando", dijo Temer.

Según el vicepresidente, primero en la línea de sucesión en caso de que Rousseff sea destituida, el país "debe preservar todo aquello que las instituciones están haciendo, lo cual revela la democracia plena" que existe en Brasil.

Durante la última semana, frente a la posibilidad de ser sometida a un juicio político, Rousseff ha ensalzado la figura de Temer y al PMDB, de los que dijo que "siempre" han tenido su más "absoluta confianza" y que eso ha sido recíproco.

Sin embargo, Temer sostuvo en la carta que "jamás" él o el PMDB fueron "llamados para discutir formulaciones económicas o políticas sobre el país", pues no se les tenía ninguna confianza.

El proceso contra Rousseff comenzó este martes en el pleno de la Cámara de Diputados, con la elección de los primeros miembros de una comisión de 65 diputados que analizará las acusaciones, referidas a irregularidades fiscales, y definirá si tienen peso jurídico para llevar a su destitución.

El primer embate fue desfavorable a la mandataria, pues fueron presentadas dos listas de diputados y el pleno se inclinó por la que propuso la oposición, con apoyo de los sectores disidentes del PMDB.

La lista tenía 39 nombres y los 26 restantes iban a ser elegidos en una sesión prevista para hoy, pero que fue suspendida por una decisión adoptada el martes por la noche por el magistrado Luiz Edson Fachin, uno de los once miembros del Tribunal Supremo.

Fachin dictó una medida cautelar en respuesta a una demanda del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), que contestó el procedimiento adoptado para el trámite del juicio contra Rousseff y, en especial, que la elección de los miembros de la comisión haya sido hecha bajo secreto.

Según el PCdoB, todas las votaciones en la Cámara de Diputados deben ser abiertas, por lo que ha solicitado la nulidad del acto realizado el martes.

En la medida cautelar Fachin ordenó que el Congreso suspenda todo lo relativo a la conformación de la comisión hasta que el pleno del Supremo se pronuncie sobre el asunto, lo cual está previsto para el próximo día 16.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus