•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Cerca de las 6:40 p.m., el primer nicaragüense tetracampeón del mundo, Román “Chocolatito” González entregó la antorcha de la paz y la libertad de Centroamérica al presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega. El acto se realizó en la Plaza 22 de Agosto, donde se encendió la nueva fuente musical que dio un vistoso espectáculo con luces de colores.

La Plaza 22 de Agosto mantuvo su bandera de Nicaragua a media asta y la antorcha tenía un lazo negro por el fallecimiento de René Núñez Téllez, quien era presidente de la Asamblea Nacional. El Gobierno de Nicaragua había decretado tres días de duelo nacional a partir de este sábado por la muerte del parlamentario.

Unos 600 estudiantes que permanecieron en el acto y que forman parte de 35 coros distribuidos por todo el país recitaron algunas de las canciones de los cantantes nicaragüenses Carlos Mejía Godoy y Camilo Zapata.

“Tenemos en esta Nicaragua el talento de la música de Ramón Rodríguez (director del Teatro Nacional Rubén Darío) quien se ha preocupado por descubrir el talento en todo nuestro territorio para garantizar y fortalecer sus capacidades. Hay que promover y valorar todo lo que esto contribuye, una juventud que se dedique a la ciencia, a la cultura, al deporte y que se aleje de los vicios de estos tiempos”, comentó Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

El trayecto de la antorcha inició desde el primero de este mes por Guatemala, el siete se desplazó por suelo hondureño hasta llegar este martes a Managua, tras su recorrido por el norte del país, que arrancó el sábado.

El recorrido por Nicaragua es de 503 kilómetros y tras ser recibida por el mandatario Daniel Ortega seguirá su recorrido por Masaya, Carazo y Rivas. El martes 13 de septiembre, la Tea centroamericana será entrega a Costa Rica en el puesto fronterizo de Peñas Blancas.

  • La ampliación de la Plaza 22 de Agosto tuvo un costo de 3.6 millones de córdobas.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus