•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes del sector académico y de la Asociación de Cardiólogos de Nicaragua pidieron a los diputados de la Asamblea Nacional la eliminación de las áreas de tolerancia para el fumado, contempladas en la Ley para el Control del Tabaco (Ley 727), porque no contribuyen a contrarrestar los daños a la salud. 

“Proponemos una reforma  (a la Ley 727) en torno a la eliminación de áreas de tolerancia, no puede haber permisibilidad  de fumar en espacios cerrados y en espacios públicos, porque la contaminación es la misma”, dijo Eveling Vallejos, directora  del proyecto de control de tabaco de la Universidad Católica Redemptoris Máter (Unica), luego de sostener un encuentro con legisladores.

Vallejos hizo la propuesta a los diputados de la Comisión de la Mujer, Juventud, Niñez y Familia del Poder Legislativo presentando los resultados de un estudio elaborado para verificar si las áreas de tolerancia para el fumar contribuyen a evitar las afectaciones a personas no fumadoras. 

“Las áreas mixtas, que existen en lugares donde hay zonas para fumar y para no hacerlo, no tienen efectividad, los niveles de contaminación son casi paralelos unos con otros. Lo que protege realmente la salud de los trabajadores de estos establecimientos y de las personas que acuden a esos sitios es la prohibición de fumar en espacios cerrados, de recreación o  públicos”, recalcó Vallejos. 

En el encuentro con los diputados también participó el doctor  Pablo Hurtado, cardiólogo y representante de la Asociación de Cardiólogos de Nicaragua.   

“Coincidimos en que se elimine el Artículo 8 de la Ley 727 para crear la cero tolerancia (al fumado), que no haya espacios de ambientes mixtos, simplemente que no se fume y ampliar esto a los parques y escuelas”, reforzó el doctor Hurtado.

El Artículo 8 de la Ley 727 permite habilitar zonas para fumar en espacios abiertos o semiabiertos, como terrazas, patios, zonas de piscina, azoteas, parques o campos de entretenimientos  anexos a hoteles, hospedajes, bares, restaurantes, discotecas, casinos y aeropuertos.  

También: La tos del fumador

“Pero las áreas de tolerancia no son efectivas y se debe eliminar el Artículo 8. Quienes fuman deben hacerlo en espacios abiertos que no son de concurrencia pública…  ¿De qué sirve divertirse en un estadio que es un espacio deportivo de concurrencia pública si tenemos alrededor un sinnúmero de personas fumando?”, observó Vallejos. 

SE DEBE ANALIZAR 

Por su parte, el diputado Carlos Emilio López dijo que aún debe analizarse la eliminación de ese artículo. 

“Ellos proponen que en todas las instalaciones públicas y privadas, en los centros culturales, sociales y comunitarios no se pueda fumar, porque según sus argumentos afecta a los fumadores activos y pasivos. Esa propuesta tendría que ser estudiada en conjunto con la Comisión de Salud y como lo establece la Constitución (Política) y la Ley Orgánica de la Asamblea, debe ser discutida, además de consensuarse con los empresarios y trabajadores, pensando en lo que más le conviene al país”, señaló López.  

Vallejos también presentó a los diputados el último estudio hecho por la Unica, enfocado en la publicidad y exhibición de productos de tabaco en zonas escolares.

Esperanza para fumadores

“Estos productos se exponen fácilmente a los estudiantes, lo que conlleva a introducir en la ley una prohibición de la venta de tabaco en los establecimientos que están a 200 metros de los centros de estudios”, valoró la especialista de la Unica. 

En los Artículos 11 y 12 de la Ley 727 se hace referencia a la regulación de la publicidad y la prohibición de venta de productos de tabaco a menores de edad. 

“Hicimos un estudio en 57 centros escolares, de primaria y secundaria. Se monitorearon más de 100 puntos de venta entre pulperías y kioskos, todos tenían venta de productos de tabaco exhibidos a la vista de menores de edad y muchas veces a la altura de los ojos de los menores, con carteles y promociones que llaman la atención del público joven, los productos de tabaco están a la par de las golosinas o de las gaseosas”, criticó Vallejos. 

En este sentido, el doctor Pablo Hurtado aseveró que “entre el 25 al 30% de la población de Nicaragua fuma y hay equidad, no hay diferencia entre hombres y mujeres y la edad de inicio es entre los 8 y 13 años, se inicia poco a poco y por hacerlo a una temprana edad, se va creando la adicción o dependencia”.

“Cualquier persona que fume tiene el doble riesgo de morirse prematuramente. Nicaragua es el país de Centroamérica con mayor mortalidad por infarto, no se puede afirmar que esto esté relacionado al número de fumadores que hay en el país, pero se conoce con certeza que la persona que fuma corre un doble riesgo de sufrir complicaciones y somos el quinto país en América donde más se fuma”, explicó Hurtado. 

Lea: Fumadores menores de 50 años tienen riesgo ocho veces mayor de ataque cardíaco

Un fumador puede sufrir una “enfermedad pulmonar crónica, infarto del miocardio, muerte súbita, gastritis, úlceras,  accidentes vasculares cerebrales, entre otras enfermedades. El tabaquismo también causa abandono laboral y jubilación temprana, gente que deja de trabajar porque sufre un infarto a las edades de 45 a 50 años, pierden sus capacidades y esto al final es una carga social a la familia, porque también provoca la pérdida de ingresos económicos”, comentó Hurtado. 

Por su parte, el diputado Carlos Emilio López reiteró la “importancia de hacer un trabajo en conjunto, sociedad y Estado, para realizar una labor de prevención y educación en salud para combatir los daños del tabaquismo”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus