•  |
  •  |
  • END

Con un llamado al principal líder del gobernante FSLN a dejar que ocupen sus verdaderos lugares las nuevas generaciones dentro del Frente Sandinista, el Movimiento Renovador Sandinista, MRS, celebró ayer en un hotel capitalino el 30 aniversario del derrocamiento de la dictadura somocista.

Sin la “ristra” de discursos trillados con las mismas coletillas que acostumbra la clase política, el MRS recordó el 30 aniversario del derrocamiento del somocismo con la presentación de 400 jóvenes que previamente recibieron talleres impartidos por líderes de ese partido político, disidente de la línea oficial del FSLN.

El MRS varió este año su celebración. El año pasado fue a través de un acto masivo en la ciudad de León, pero ahora fue en un salón de uno de los principales hoteles capitalinos donde se dieron cita los dirigentes del MRS, entre ellos su fundadora, la comandante Dora María Téllez.

Firmeza de jóvenes

Durante el evento los jóvenes participantes escogieron a nuevos líderes y externaron su posición de apoyar a aquellos organismos y personas que se oponen al gobierno de Daniel Ortega, y señalaron que jamás apoyarán una reforma constitucional encaminada a entronizar en el poder a la familia Ortega-Murillo.

Los jóvenes también recordaron al ex alcalde Herty Lewites, a quien con su prematura muerte le truncaron sus aspiraciones presidenciales con la bandera del Movimiento de Renovación Sandinista.

La juventud del MRS dijo que está clara que se prepara para enfrentar la imposición de una nueva dictadura en Nicaragua, pero que con el legado que heredó Herty Lewites ellos comenzaran a luchar para evitar que se vuelva a imponer el autoritarismo en el país.

“Estamos celebrando una juventud sandinista sin mancha, renovada y sembramos la esperanza de los jóvenes de hoy”, dijo uno de los dirigentes durante el encuentro sostenido un día antes de las celebraciones del XXX aniversario del derrocamiento de la dictadura somocista.

El ex candidato presidencial del MRS, Edmundo Jarquín, recordó que aquella gran unidad que se formó en Nicaragua en la lucha contra el somocismo ya no existe, y la inmensa mayoría de la dirigencia que tuvo el FSLN hace treinta años no estará al lado de Ortega en el acto programado para hoy.

“La gran contradicción a treinta años de la revolución sandinista es que nuestra democracia está en peligro y la contradicción fundamental en este momento no es entre la derecha y la izquierda, sino entre democracia y autoritarismo”, añadió Jarquín, al tiempo que anunció que “las decisiones que adoptamos en las pasadas elecciones a votar contra Ortega, son las decisiones que nos seguirán llenando de esperanzas”.

Dijo que esos 400 jóvenes que ayer participaron el acto “tienen la misma convicción, y lo fundamental en este momento es defender nuestra precaria democracia”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus