•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al salir a la luz pública los escalofriantes relatos sobre los crímenes que le achacan al chinandegano Róger García Borges, acusado de matar a cuchilladas a una familia de cuatro nicaragüenses en Costa Rica, un grupo de personas sostiene que sufría amenazas del ahora detenido.

El chinandegano vivió diez años en Costa Rica con identidad falsa, según autoridades locales, presuntamente para evadir a la justicia, pero lo capturaron por la muerte de los también nicaragüenses: Ramón Suárez Espinoza, su esposa María Haydée Miranda, y los hijos de ambos, de 11 y 9 años.

Venganza

Uno de los crímenes por los que será juzgado García Borges en suelo costarricense es el de una niña de 10 años en el Cantón de Pérez Zeledón, a quien presuntamente interceptó y jaló a un cañaveral donde la habría ultrajado sexualmente y asesinado de varias estocadas en julio del 2011.

Te interesa: Toda la información sobre el asesinato de una familia nica en Costa Rica

“(Unos amigos) me dijeron: le van a hacer un daño, cuídese. Él (García Borge se) los dijo en una plática, yo pensé que me lo iba a hacer a mí, no a mi niña”, dijo entre lágrimas a la televisora Teletica Leonardo Borbón, padre de la niña asesinada.

“Luego que apareció el cuerpo de mi niña, el nica se fue, desapareció (del sector Pérez Zeledón)”, manifestó al mismo medio Guiselle Monge, madre de la menor.

Otro caso

Milagros Mendoza, esposa de Daniel García Borges, hermano de crianza del detenido, dijo que este hace tiempo llegó de visita a Costa Rica y empezó a trabajar en ese país, por lo que le solicitaron aportar con los gastos en la casa, algo que al parecer no le gustó.

“Él (García Borges) se molestó, hizo maleta y nos dijo: ‘Se van a arrepentir de esto, les voy a dar donde más les duela, algo que nunca van a olvidar”, dijo Mendoza vía telefónica a El Nuevo Diario.

Según Mendoza, en un mismo día García Borges supuestamente mató y violó a su propia madre adoptiva, Nidia del Socorro Borges Hernández, y a su sobrina, quien tenía ocho años al momento del crimen.

“Sobre los cuerpos de mi suegra y mi niña había una carta que él (García Borges) dejó, decía: ‘Voy a regresar a matarte y a exterminarlos uno a uno’. Se refería a mi hijo, que en ese tiempo tenía diez años y vio todo, a pesar de que les dio somnífero en un café”, relató Mendoza.

“Es un psicópata que no logra empatía, no tiene emoción sobre el daño que causa a la víctima. En Nicaragua tiene varios homicidios, por eso se vino huyendo a Costa Rica por un testigo presencial. Y hay fuertes indicios que es el autor del caso de las menores en Pérez Zeledón”, dijo a Teletica el fiscal adjunto costarricense, Edgar Ramírez.

Se conoció que ayer García Borges pidió a las autoridades que lo trasladaran a un hospital, pero se lo negaron aduciendo medidas de seguridad. 

Hasta el momento, el detenido nicaragüense no ha ofrecido declaraciones sobre los asesinatos que se le imputan.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus