•   Managua y Chontales  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La violencia intrafamiliar en Nicaragua alcanza niveles de alarma, advirtió ayer la siquiatra Gioconda Cajina, refiriéndose al menos a casos, este año, en los que han ocurrido asesinatos entre miembros de una misma familia, incluidos tres parricidios.

La especialista explicó que los actos delictivos, como el asesinato de hijos a padres, empieza a verse como “normal” entre algunas personas, y sostiene que en parte influye la forma de educación que dan los padres a sus hijos, pero también las series televisivas que tratan sobre el crudo mundo del narcotráfico.

“Ese es el fenómeno que está ocurriendo en nuestro entorno, la facilidad con la que se llega a cometer el crimen, además es abonado por lo expuesto a alta violencia, una sociedad que está cada vez más delictiva, los programas de violencia como las telenovelas y series narcos, que muchas veces toda la familia se sienta a disfrutar la serie, luego el niño crece y ve normal los actos delictivos”, expresó la especialista.

Caso Acoyapa
En Chontales hoy pasará al Ministerio Público un joven de 22 años que junto a su hermano de 15, es sospechoso de haber asesinado en Acoyapa a su propia madre, a una de sus sobrinas y a la empleada doméstica, con el propósito de tomar posesión de 200 manzanas de tierra.

Los jóvenes, informó la Policía, confesaron que mataron a machetazos a su progenitora, Ana María Espino Requenez, de 55 años, a quien antes de ultimarla le hicieron firmar un documento en el que heredaba al adolescente las 200 manzanas de tierra que poseía.

La Fiscalía presentará hoy ante el juez a Bernardo Guadalupe Sevilla Espino, de 22 años, por los delitos de asesinato, parricidio y robo agravado; mientras que su hermano adolescente pasará a un juzgado para menores.

Causas
Para Cajina, este tipo de hechos es producto de la violencia intrafamiliar que se vive dentro de los hogares y empieza desde que los padres intentan corregir a los hijos con el castigo físico injustificado.

“El maltrato nos afecta sicológicamente y el pequeño crece con el odio hacia el padre que le pega en la medida que la violencia es injustificada, en vez de educar integralmente sano”, aseguró la especialista.

“Conozco un caso en el que la mujer heredó todo sus bienes a sus hijos, era tanta la presión que ejercieron que ella no se dejó nada, ni las ganas para seguir viviendo, tenía una enfermedad  y no luchó, se abandonó a la muerte”, relató Cajina.

La especialista agregó que en algunas familias crece la inconformidad entre sus miembros cuando se acumula una pequeña fortuna.  

“Conozco otro caso donde no mataron al papá, pero los hijos lo secuestraron y lo despojaron de todo el ganado que tenía y luego lo metieron preso, eso es como matarlo, todo por quedarse con los bienes”, manifestó la siquiatra.

Este mes el joven Nahum Bravo fue sentenciado por haber asesinado a su padre, su hermana y madrastra, de acuerdo con las investigaciones, para apropiarse de los bienes de su progenitor.

El caso conmocionó a los nicaragüenses, al igual que el ocurrido en Acoyapa.

El valor para matar
Cajina indicó que entre los jóvenes que han asesinado a sus padres para tratar de obtener bienes materiales, queda demostrado que los hijos creen que es más fácil el acto de matar, que estudiar y trabajar duro para obtener ingresos.

Las personas involucradas en actos violentos contra sus parientes tienen un Trastorno de Personalidad Antisocial, es aquel individuo que no respeta la ley, no cree en las normas sociales y usa la violencia para conseguir lo que quiere y sin remordimiento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus