•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los dos hermanos detenidos y señalados de asesinar a su propia madre, a una sobrina y a la empleada doméstica de su casa, habrían utilizado un arma de fuego para intimidar a las mujeres, luego las habrían estrangulado y finalmente macheteado, indica la acusación presentada ayer.

Bernardo Guadalupe Sevilla Espino, de 22 años, y su hermano menor, de 15 años, son los acusados del triple asesinato, ocurrido el pasado viernes en el barrio Buenos Aires, de Acoyapa, Chontales.

El juez de violencia, Leonardo Gálvez, y la jueza de la Niñez y de la Adolescencia,  Maricela Laguna, decretaron por separado prisión preventiva para los dos acusados.

Sevilla Espino enfrenta cargos por parricidio, asesinato, robo con intimidación agravado y abuso sexual (tocamiento a todas las hoy occisas durante la búsqueda del dinero de la venta de una propiedad de 5 manzanas).

La acusación
Para el 30 de junio está programada la audiencia inicial del caso para Sevilla Espino, uno de los acusados de asesinar a su madre, Ana María Espino (55 años); a Mayra del Carmen Sevilla Espino (20 años) y a Carmen Fonseca López (16 años).

En la audiencia preliminar de ayer, la fiscalía sostuvo que el objetivo principal del crimen fue que Sevilla Espino quería apoderarse del dinero de cinco manzanas de tierra que había vendido su mamá para los gastos de un tumor que tenía en una parte de su cuerpo y del que ya hacía 2 meses se había operado.

Según la fiscalía, al principio los dos jóvenes usaron un arma de fuego para intimidar a sus víctimas.

El escrito de la fiscalía precisa que Sevilla Espino se encargaba de estrangular a las víctimas, mientras que su hermano de 15 años las macheteaba.            

Se declara inocente
Al finalizar la audiencia preliminar de ayer, Sevilla Espino se declaró inocente y dijo que al principio había admitido su culpabilidad porque estaba bajo presión.

“Yo no la he matado. Yo no sé (quién lo hizo). Ellos me acusan, pero yo no (lo hice)… Pues sí (me culpé), porque me pegaron y tuve que decir otras cosas. Me presionaron, me enchacharon (esposaron) todo. Tuve que decir otras cosas. Yo no lo hice, me siento limpio. No participé en nada”, declaró el acusado.

La acusación de la Fiscalía indica que el día del asesinato, los dos hermanos habrían robado de la vivienda de su mamá prendas de valor, un reloj, un celular color azul y C$170,000 en efectivo.

Hablan los familiares

Respaldo • Gregoriana Sevilla, de 33 años, hermana de los presuntos asesinos y madre de Mayra del Carmen (también asesinada), dijo no creer en la culpabilidad de sus parientes.   

“No sé porqué los están culpando, no creo en nadita de eso (de que sus hermanos hayan matado a su madre, a su sobrina y a la empleada). Cómo voy a decir que fue él (Bernardo Guadalupe Sevilla) quien mató a mi mamá (Ana María Espino) y a mi hija, Mayra (Sevilla), y a la empleada (Carmen Fonseca). Él (Bernardo Guadalupe) era tranquilo con ella. Ella le daba de comer a él. Él (Bernardo Guadalupe)  le halaba el agua a mi mamá. Me decía ‘vamos al río a halarle el agua’”, relató ayer Gregoriana Sevilla.

Agregó que Sevilla Espino no tenía interés en el dinero. “Si agarraba bueno, si no, no. Tiene que aclararse bien todo”, dijo.
Por su parte, Mayra Acevedo, cuñada de los 2 detenidos, afirmó que su familia política "era tranquila".

“Son  8 hijos de la señora y todos se repartieron parejos, 96 manzanas de tierra  cada uno… no creo que sean ellos (los asesinos).  

También pidió verificar las huellas digitales de los acusados para confirmar si son culpables del crimen, y que al adolescente de 15 años se le efectúe un examen sicológico, porque “no es normal, es enfermo, tiene problemas en la mente”.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus