•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un incendio originado ayer por la mañana por un cortocircuito dejó sin vivienda y sin enseres a doña Virginia Soto, de 80 años, quien habita del taller de Casa Pellas, en Acahualinca, una cuadra al Oeste y una al Norte.

Junto con Soto habitaban tres adultos y dos niños, de 5 y 12 años, quienes al momento del incendio estaban en el último cuarto construido de tablas y zinc, al igual que el resto de la vivienda.

Los bomberos recomendaron revisar el sistema eléctrico de la vivienda y darle mantenimiento cada tres años.

El incendio también dañó parcialmente la vivienda de Francisco Gutiérrez, quien logró salir ileso, al igual que el resto de su familia.

“Todo fue tan rápido, el fuego avanzaba velozmente, solo me dio tiempo de sacar a mi mamá (Soto), la pobre ha estado mal de una fuerte infección renal, la diabetes y la presión arterial, que con costo puede caminar”, comentó aún nerviosa Karla Gadea, hija de Soto.

“Yo pegaba gritos, pensé que los niños (de 5 y 12 años) iban a morir quemados, las llamas ya no me dejaron ir a buscarlos, porque todo fue tan rápido. Salí a la calle a pedir auxilio y un vecino logró sacarlos por el patio. Lo que no pude rescatar fue al perro, las gallinas y los patos que teníamos, los pobres murieron calcinados”, dijo Gadea.

“Solicito ayuda al Gobierno y a la gente de buen corazón que me ayude con lo que puedan, ya que estamos en la calle, una de mis hijas echaba tortillas y las otras venden ambulante en el mercado”, manifestó la anciana.

Dificultad
Uno de los inconvenientes con que se toparon los bomberos fue la falta de hidrante en la zona, sumado a los fuertes vientos y los elementos de combustión que había en la vivienda, como tablas, leña y envases plásticos, lo que evitó que el fuego se controlara rápidamente.

“Los hidrantes en esta zona son muy pocos, a doscientos metros de la vivienda calcinada no habían, le hacemos un llamado a las autoridades correspondientes”, dijo el subteniente Jorge Berríos, del Benemérito Cuerpo de Bomberos.

“El incendio se originó en el panel eléctrico ocasionando el cortocircuito, estamos cortando las vías de propagación porque las casas aledañas también son humildes y de madera”, dijo el comandante Javier Amaya, director de extinción, búsqueda y rescate de la Dirección General de Bomberos.

Otro siniestro
Por la tarde en el sector de Linda Vista, del hospital Antonio Lenín Fonseca una cuadra al Norte, se quemó el 40% de la vivienda de la salvadoreña Rosa Marina Manzanares, de 57 años.

“El incendio se debió a un recalentamiento de un abanico que dejó encendido la señora (Manzanares) en uno de los cuartos que quedan al fondo de la vivienda y ella luego se fue a lavar, olvidándose del electrodoméstico”, informó Amaya.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus