•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un adolescente de 14 años presenció la muerte de su padre a manos de dos sujetos que lo asaltaron y al no encontrarle nada de valor, le dispararon en la cabeza.

El cuerpo de Luis Manuel Tórrez Vallejos, de 37 años, quedó tendido en el suelo. A una cuadra donde sucedió el homicidio permanecía inmóvil el adolescente, quien a lo lejos fue testigo presencial del crimen ocurrido la noche del domingo de donde fue el Tanque Rojo, dos cuadras al sur, en el reparto René Schick.

Pido a la Policía que capture a los responsables de matar a mi marido y les caiga todo el peso de la ley”. Norma López, viuda.

“Él (Tórrez) venía de misa de la iglesia La Concepción, lamentablemente encontró a los dos tipos que iban a pie, no en moto como algunos señalaron, y le pidieron los objetos de valor que portaba, pero como no andaba nada, los tipos le dispararon en la cabeza”, relató Esperanza Mejía Hernández, cuñada de la víctima.

 

VERSIONES
Existen dos versiones de los hechos. Algunos testigos aseguraron que los delincuentes se movilizaban en moto y que le pidieron el celular a la víctima, quien se negó a entregarlo. Sin embargo, otros señalan que hubo un enfrentamiento de pandillas y una bala perdida lo alcanzó.

El homicidio es investigado por el Distrito V de Policía, pero aún no han brindado una versión oficial del caso.

Tórrez, que deja dos hijos en la orfandad, laboró en una zona franca, pero últimamente se dedicaba a vender refresco de manera ambulante en el mercado Roberto Huembes.

Los restos fueron velados en el barrio Blanca Segovia, en casa de su suegra, y descansarán en el cementerio Milagro de Dios.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus