•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Culpable. Ese es el veredicto que la Juez Ana Cecilia Oviedo tuvo para Juan Reynaldo Canales Castillo, alias “Reycito”, por los delitos de lesiones graves y robo con intimidación.

El señalado es el responsable de  truncar los sueños del peloterito Elián García Aguirre, de 14 años, al dejarlo postrado en una cama.

La defensora pública presentó tres testigos a favor del reo, pero paradójicamente fueron quienes lo hundieron, porque señalaron que la noche del pasado 15 de agosto, “Reycito” llegó a alertar a sus amigos, que estaban en una esquina, para que se esfumaran, porque la Policía andaba en la zona, debido a que había asaltado.

“El testigo fue claro en su declaración y señaló al acusado de ser la persona que los llegó a alertar, sabía lo que había cometido y por qué la Policía lo buscaba a él”, dijo en su resolución la judicial.

Por un Samsung

Elián García andaba en una fritanga con su amigo Luis Cajina, de 17 años, y cuando regresaban a su vivienda en la Zona V de Ciudad Sandino, “Reycito” los interceptó y le colocó una pistola en la cabeza, la que disparó sin piedad para despojarlo de un teléfono Samsung Galaxy.

Entre los planes del peloterito estaba viajar a Panamá para participar en un torneo internacional de beisbol, y su mayor anhelo era llegar a la gran carpa, lo que sin duda nunca tuvo previsto era que tendría que luchar por su vida desde una cama, donde se mantiene con respiradores artificiales.

La representante del Ministerio Público solicitó las penas máximas para cada delito cometido por el imputado, pero la defensora pública señaló que apelará la resolución judicial, porque considera que no se ajustó a derecho.

La familia del peloterito agradecen a las autoridades por su actuar, “pero solicitamos que capturen al otro que participó en el robo. Sabemos que con eso no se recuperará mi hijo, pero por lo menos que esos jóvenes reciban su castigo”, manifestó Suyen Aguirre, madre de la víctima.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus