•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mañana de ayer, el cementerio municipal de Jinotega se volvió a llenar de una gran multitud que con cantos, lecturas de la palabra de Dios y oraciones le dieron el último adiós a Roxana Judith Salgado López, de 9 años, quien pereció ahogada en el río Jinotega junto a sus compañeras de escuelas Paola Massiel Holand y Josaira Vanessa Estada Ruiz, ambas de 8 años.

Entre llantos y lamento de sus familiares, que aun querían tener a la pequeña en su casa, el diácono de la iglesia El Redentor, David Castro Cruz, dijo que la pequeña fue muy entregada a las cosas de Dios.

A los cuatro años, comenzó sus estudios de primaria y solicitó integrarse a la escuela dominical de los niños, pues quería ser bautizada.

“Cuando cumplió sus nueve años, me dijo que quería ser bautizada, pero como nosotros bautizamos a los niños hasta los doce años no se pudo bautizar. Ella dijo que se iba a adoctrinar, porque cuando cumpliera sus doce años ya iba a estar bien instruida en la palabra del Señor; era una niña muy entrega a las cosas del Señor y deja un gran vacío en la escuela dominical”, confesó el diácono.

Por su parte, el pastor de la iglesia El Redentor, Roberto Agustín Reyes Barrera, refirió que tanto el padre de la niña --Julio Damián Salgado-- como Aida Luz López, madre de la menor, pertenecen a la iglesia que él pastorea, y que Roxana Judith pertenecía a la escuela dominical.

El religioso sostuvo que la infante era muy especial, por lo que lamentó lo sucedido e indicó que son cosas que suceden.

“Hoy hemos venido a darle sepultura, a cumplir con lo que está establecido; acompañar a los dolientes porque son momentos muy difíciles y para nosotros esto ha sido duro, así como para la familia, porque hay dolor cuando un familiar parte de esta tierra, pero sabemos que en Cristo un día nos vamos a reunir con esa niña”, concluyó el pastor Agustín.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus