•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuatro personas vestidas con uniforme escolar y cargando armas de fuego intentaron ingresar a la vivienda del comerciante del mercado Roberto Huembes, Ernesto Castillo, en el barrio El Recreo, a quien pretendían robar

El suceso ocurrió ayer a la 7:00 a.m., cuando Castillo se preparaba para ir a dejar a su hija a la escuela.

“Gracias a Dios y a los vecinos, que siempre nos cuidan y están pendientes de nosotros, (a los delincuentes) no les dio tiempo de robar, mi marido cerró a tiempo la puerta y los ladrones solo se pudieron llevar la mochila de mi hija, que estudia en primaria”, comentó aún nerviosa María Edilia Neira, quien interpuso la denuncia en el Distrito III de Policía.

Tras fracasar, los delincuentes se fugaron en un taxi, placa M02646, conducido por José Ramón Flores García de 37 años, a quien secuestraron y amenazaron con las pistolas en la cabeza y los costados.

“¡Apurate, apurate, si no te palmo!”, le decía uno de los criminales al taxista.

Al parecer, uno de los vecinos de Castillo les daba persecución en su propio vehículo, por lo que los asaltantes exigían al taxista secuestrado que acelerara.

“Yo no sé quiénes eran los del otro carro, pero se venían dando balas con los que yo llevaba y al llegar de la rotonda Plaza España hacia el sur, decidí tirarme del vehículo y me refugié en un negocio, donde presté el teléfono y llamé a mi hermano dueño del carro y a la Policía”, relató Flores.

Los delincuentes abandonaron el taxi en el sector del barrio 380 y dentro del vehículo dejaron dos mochilas, de las cuales una era de la hija del comerciante Castillo.

La Policía del Distrito III está a cargo de las investigaciones, pero por el momento no han facilitado información oficial sobre el caso.
Tampoco hay detenidos por el intento de robo y el secuestro del taxista.

El taxista Flores indicó que la de ayer fue la segunda ocasión que sufrió un asalto.

Hace diez años, relató, recibió un impacto de bala en el tórax, que lo mantuvo al borde de la muerte.

En el secuestro de ayer, los delincuentes le robaron a Flores los únicos C$180 que había ganado en las primeras dos horas de trabajo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus