•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un pequeño camión y un autobús atropellaron ayer a una mujer, identificada como Santos Moreno Sánchez, de 35 años, en una carretera que pasa por el barrio Roberto Alvarado, de Mateare.

“¡Me voy a matar, me voy a matar!”, gritaba la mujer cuando iba corriendo por las calles del barrio, relataron vecinos del lugar.

“Agárrenla, por favor, que alguien la agarre, ayúdenme”, decía desesperada Luz Marina Moreno Sánchez, mientras corría detrás de su hermana Santos, para evitar la tragedia.

David Brenes, quien estaba en una pulpería al momento del incidente, contó que la mujer corría descontrolada.

“Cuando escuchamos los gritos de la mujer que pedía ayuda, nosotros tratamos de detenerla (a Santos), pero ella solo gritaba: ‘Me quiero, matar, me quiero matar’, iba descontrolada y no supe cómo se nos zafó de las manos”, explicó.

Al final, un pequeño camión azul que transportaba vidrio impactó a Moreno Sánchez, quien fue catapultada y cayó en el carril contrario, en el cual la atropelló un autobús que cubre la ruta Nicaragua-Costa Rica.

El primer vehículo se dio a la fuga luego del impacto, por lo que agentes de la Dirección de Tránsito de la Policía de Mateare lo rastrean.
Jorge Valverde, de 46 años, el conductor costarricense del autobús, tras el accidente empezó a grabar un video con su teléfono celular.

Un médico en la escena

“Todo está claro, la gente de ella (de Moreno Sánchez) lo dice. La muchacha salió corriendo de repente y la colisionó el camioncito azul, producto del impacto rebota y cae hacia mi carril, yo solo miré cuando ella puso las manos en la parte trasera del bus”, argumentó Valverde.

Familiares y vecinos de la mujer atropellada insistían en llevarla a un hospital, pero una médico italiana que viajaba en el autobúspidió que no movieran a la herida.

“Es peligroso, puede tener quebrada la columna, tienen que esperar a la Cruz Roja, ella allí en el suelo está recta y respira”, manifestó la doctora, quien prefirió quedar en el anonimato.

Maltrato

La lesionada tiene seis meses de convivir con el sujeto conocido como “Erick, El Panadero”, quien al parecer le da maltrato.

“Ella dejó a su marido y sus cuatro hijos por ese vago (Erick, El Panadero), le pega cada vez que ella regresa de vender cosa de horno y hasta le exige que se drogue, cuando él consume marihuana”, dijo entre lágrimas Luz Marina Moreno Sánchez.

“Yo le dije ‘dejáa ese hombre, denuncialo’ y pensé que iba a ir la Policía, no que iba a cometer esta locura”, agregó la pariente.

El hombre conocido como “Erick, El Panadero”, desapareció luego de que Moreno Sánchez fuese atropellada.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus