Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con los “pies hinchados”  quedaron  Francisco Escobar Calderón, alias “El Pollo”, y Jonathan Suazo López, apodado “Macaco”, de cara al juicio que enfrentarán el próximo 1 de diciembre por presuntamente haber baleado a dos niños que jugaban en las aceras de sus casas en el barrio El Riguero.

Esto porque la mamá del niño, de iníciales C.J.D.G., de  9 años, y la progenitora de la niña de 8 años, de iníciales A.A.G.J., los señalaron de ser los sujetos que dispararon contra sus hijos el pasado 15 de octubre.

“Estos tipos (Francisco Escobar y Jonathan Suazo) son los que andaban allí (en el barrio El Riguero) y dispararon contra nuestros niños”, afirmó Emelina Guido, madre del niño de 9 años.

Por su parte Oriana Gutiérrez, mamá de la niña de 8 años, aseguró ante el juez Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Henry Morales, que los acusados “son los mismos que siempre llegan a disparar” al sector del colegio Elvis Díaz.

Las atribuladas madres expresaron que sus hijos, quienes recibieron los impactos de bala en la región femoral, siguen postrados y todavía no se sabe con certeza si volverán a caminar.

Contradicciones

Los abogados Omar Parrales y Orlando Palma, quienes se opusieron a que sus clientes fueran remitidos a juicio, alegaron que los testigos ofrecidos por la Fiscalía se contradicen; porque mientras unos dicen que los imputados llegaron en motocicleta, otros señalan que llegaron a pie.

Las defensas de Escobar y Suazo también alegaron que los proyectiles de bala no corresponden con las armas presuntamente utilizadas por sus clientes  y que tampoco les fueron encontrados residuos de pólvora.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus