Orlando Barrios
  •   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El crimen de múltiples machetazos contra Lilieth del Socorro Sotelo Barrera, de 25 años, fue confesado ayer por el que fuera su pareja: José Armando Garay Alaniz, de 33.

Sin muestras de arrepentimiento, el acusado admitió el hecho, por lo que la jueza Socorro López programó lectura de sentencia para el próximo 16 de noviembre.

La fiscal Martha Castillo solicitó a la jueza Socorro López la pena máxima por el crimen y 8 años por el delito de violencia psicológica en perjuicio de la niña de 7 años.

Mientras que Scarleth Ballestero, abogada defensora, pidió 22 años por el crimen y 6 por violencia psicológica en perjuicio de la niña.

12 AÑOS DE MALTRATO

La acusación señala que Garay inició en el 2004 una relación con Lilieth del Socorro Sotelo Barrera, que constituye a la fecha 12 años de convivencia marital, procreando una niña de 7 y un niño de 4.

El libelo acusatorio indica que desde inicio de dicha convivencia la mujer recibió maltrato verbal y físico, gritándole insultos por celos, diciéndole que los hombres hacían fila para tener relaciones sexuales con ella.

Cada vez que Garay llegaba por la noche a la casa de la víctima, entraba preguntando dónde había escondido al querido y se asomaba debajo de la cama. No permitía que tuviera amistades, menos con varones.

El acusado la corría y le daba puñetazos en diferentes partes del cuerpo, luego tomaba una faja y con la hebilla la golpeaba y le daba puntapiés.

AMENAZAS

En ocasiones cuando la víctima le decía que se fuera de la casa, el acusado le volvía a dar con la hebilla de la faja, luego colocaba un machete en el cuello y expresaba que la mataría si lo denunciaba ante la Policía.

El maltrato dio origen a que en reiteradas ocasiones se separan, pero a los dos días Garay regresaba con la víctima diciéndole que la amaba y que ella era solo de él. Entonces Lilieth del Socorro lo recibía por temor a las amenazas constantes.

En la noche del 31 de octubre, la víctima le preguntó al acusado que si ya había tomado su decisión de irse de la casa, por lo que José Armando dijo: “Esta es mi decisión”. Sacó la faja, la enrolló en la mano y con la hebilla le dio varios golpes.

El 6 de noviembre el hombre llegó en horas de la noche a la vivienda con un machete y preguntó por Lilieth, quien no había regresado de su trabajo, por lo que escondió el machete debajo de la cama y comenzó a vociferar en contra de la víctima.

Lilieth del Socorro llegó a eso de las 10:00 p.m. y golpeó, pero el acusado respondió que se fuera. Dijo que no iba a abrir la puerta, pero Lilieth insistió. El hombre abrió y vio que su niña estaba despierta, y se sentó en una silla plástica.

La víctima recibió un golpe en rostro, sangró por la nariz y dijo que la mataría, por lo que salió corriendo pidiendo ayuda; no obstante, José Armando salió con el machete y le dio persecución. Al llegar a la esquina, la fémina cayó y fue cuando su agresor le dio en diferentes partes del cuerpo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus