Carol Munguía
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un hombre mató a su vecino de cuatro disparos en el pecho, aparentemente porque le había cortado el servicio de electricidad.

Elvin Díaz Narváez, de 26 años, es quien perdió la vida al recibir cuatro disparos en el pecho a manos de un vecino, al que solo conocen como “El Vigilante”.

“El Vigilante” cuidaba un terreno en el cual se construía una casa. Al parecer, Díaz Narváez decidió suspender el servicio de electricidad la noche del pasado domingo, porque se estaban registrando bajones de energía.

Rosibel Martínez Rizo, de 24 años y cuñada de la víctima, relató que su pariente bajó los breakers de su vivienda, que daba electricidad al terreno continuo, por lo que dejó a oscuras a “El Vigilante”, quien reclamó.

“Mi cuñado desconectó la luz porque tenía miedo que se le fregaran los electrodomésticos y el otro (el victimario) vino a reclamarle, por eso discutieron y le disparó cuatro balazos en la tetilla”, confirmó Martínez.

El hecho ocurrió en el reparto Guardabarranco, exactamente de donde estaban los rieles del ferrocarril, en Sabana Grande, 3 cuadras al Este, 8 al Norte y media al Oeste, en Managua.

Díaz, quien trabajaba en una empresa de zona franca en el municipio de Mateare, deja en la orfandad a una niña de apenas seis meses de nacida y a un niño de 3 años.

“El Vigilante” se dio a la fuga y oficiales de la Policía del Distrito Seis investigan el caso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus