•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El canadiense Rajan Gill escogió un mal momento para dar vacaciones al guarda de seguridad de su quinta Azul, en La Boquita, Carazo.

La madrugada de ayer Gill, quien tenía 63 años, sufrió un asalto en su propiedad.

A eso de la 3:00 a.m. sujetos encapuchados ingresaron a la quinta Azul. Los delincuentes, hasta ahora no identificados, amarraron al hombre y también a su acompañante, Marbelí del Socorro Palma Cortés, quien sobrevivió al crimen, pero de quien no se conoce su versión de los hechos.

De acuerdo con la Policía, Gill murió de un fuerte golpe en la cabeza.

“La causa de la muerte fue un trauma craneoencefálico severo en la parte de atrás de la cabeza, se presume que fue con un tubo o un palo, no se sabe. Todavía estamos en las investigaciones del caso”, dijo el comisionado Ángel Bonilla, jefe de Auxilio Judicial de Carazo.

Se presume que (a Rajan Gill lo mataron) con un tubo o un palo”. Ángel Bonilla, jefe de Auxilio Judicial de Carazo.

La quinta Azul, propiedad de Gill, se encontraba sin guarda de seguridad al momento del crimen.

Extraoficialmente se supo que en el lugar hay cámaras de seguridad, cuyas grabaciones pasaron a manos de la Policía Nacional para continuar con las investigaciones.

Gill tiene una hija de 20 años, quien vive en Canadá.

Hipótesis

Se presume que el crimen ocurrió como parte de un robo forzado, ya que del lugar se llevaron una camioneta verde con placa de Chontales, propiedad de Gill, la cual está siendo rastreada por la Policía Nacional.

Al lugar se hicieron presentes agentes de la Policía Nacional de Carazo, de Auxilio Judicial de Managua y médicos forenses, quienes no dieron ningún tipo de declaración sobre el caso.

La quinta Azul está ubicada a trescientos metros del empalme que da al balneario La Boquita, en Carazo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus