•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mujer que acompañaba la madrugada del lunes al canadiense Rajan Gill, cuando fue asesinado en su quinta en Carazo, está bajo prisión como parte de las investigaciones que hace la Policía Nacional, que en total ha arrestado a cinco personas y ya recuperó la camioneta robada.

Marbely del Socorro Palma Cortés, de 24 años, quien resultó amordazada durante el crimen cometido contra Gill, está en prisión, dio a conocer la madre de la joven, de nombre Margarita Cortés. 

“No sé qué pasa, ella no tiene nada que ver con eso, no me dejan verla y tampoco me dan ninguna noticia; que investiguen bien este caso, porque ella era pareja de don Gill desde hace dos años, ella no fue capaz de hacerle daño a él”, sostuvo Cortés.

La madrugada del lunes Gill se encontraba en su quinta llamada Azul, u2bicada en La Boquita, Carazo, cuando delincuentes ingresaron, lo amarraron y lo mataron.

Palma Cortés se encontraba con el canadiense al momento del crimen y quedó amordazada.

En total, la Policía tiene a cinco personas arrestadas por el asesinato. Las autoridades también recuperaron la camioneta de Gill, que había sido robada y que contenía dos cajas fuertes bajo el asiento trasero.

Ella (Marbely del Socorro Palma Cortés) era pareja de don (Rajan) Gill desde hace dos años, ella no fue capaz de hacerle daño a él”. Margarita Cortés.

Además de Palma Cortés, los detenidos en la estación de Jinotepe, Carazo, son el vigilante de la quinta (quien estaba de vacaciones), un soldador y dos hombres más.

El hecho

Gill, de 63 años, fue asesinado de un golpe contundente en la cabeza, la madrugada del lunes en la quinta Azul, en La Boquita.

La camioneta que le robaron fue hallada ayer en una finca ubicada en la comarca Los Tubos, en el kilómetro 38.5 de la carretera a Las Esquinas, en Carazo. Cerca de ahí la Policía arrestó a dos hombres que fueron marcados por la técnica canina.

Roberto Guerrero dijo que su hijo llegó asustado diciendo que vio a dos personas dentro de la camioneta cuando llegó a sacar los caballos con los que vende agua en un carretón, luego corrió a avisarle al cuidador para que llamara a la Policía.

Cuando los oficiales llegaron no vieron a nadie, pero usaron la técnica canina para encontrar a los dos hombres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus