•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un total de 45 días de prisión preventiva dictó la jueza Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, Indiana Gallardo, contra el taxista Moisés García López, acusado de matar al joven soldador Ronaldo Morales Rodríguez en la medianoche del pasado 30 de noviembre, cerca de los semáforos de residencial El Dorado.

La jueza Gallardo,  quien remitió a García a juicio para el 1 de febrero de 2016, también aceptó todas las pruebas ofrecidas por el Ministerio Público en la audiencia inicial celebrada este miércoles.

Entre los testigos de cargo ofrecido por el Ministerio Público sobresale José Portillo Espinoza --amigo de García-- y Lester González Arana, quien también es acusado de participar en el crimen, pero quien aún no ha sido capturado.

El móvil del crimen fue el robo de C$1,000 que portaba la víctima, quien en ningún momento se opuso al robo, según el testimonio que Portillo brindó a las autoridades policiales la mañana del 1 de diciembre, cuando fue encontrado en la vía pública el cuerpo sin vida de Morales.

Cuatro estocadas

Portillo, que presenció el crimen, dijo que García al observar que Morales caminaba sobre un puente peatonal cerca al lugar donde lo mataron, detuvo la marcha del taxi blanco en que trabajaba como cadete.

Lester González tomó del cuello a la víctima y  con el brazo derecho le hizo la llave conocida como popo para neutralizarlo. Acto seguido el taxista se puso frente a la víctima, propinándole cuatro estocadas en el tórax.

Una vez consumado el crimen, González procedió a despojar a la víctima del dinero, de los zapatos que calzaba y la ropa que portaba en una mochila, de acuerdo con el relato del testigo presencial.

Navaja robada

El mismo testigo reveló a la Policía que la navaja utilizada por el taxista para matar al transeúnte fue robada por García a un ciudadano de origen estadounidense, a quien también habría despojado de una pistola.

Portillo, que era amigo de tragos de los dos acusados, también relató a los investigadores policiales que el taxista le habría contado que la pistola la vendió, pero que la navaja se la había dejado para  intimidar a sus víctimas.

Por los hechos antes narrados, el Ministerio Público imputa a García y González los delitos de robo agravado y homicidio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus