•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El rivense Omar Bonilla  Meléndez, de 43 años, fue víctima mortal del actuar de las pandillas de Guatemala, ya que lo esperaron cerca de su casa para rafaguearlo, en represalia a una denuncia que el nicaragüense interpuso en contra de ellos.

Bonilla era conocido cariñosamente en Rivas, como “La Cumba” y de acuerdo a sus familiares tenía más de 19 años de haber emigrado a Guatemala en busca de mejores oportunidades de vida.

Norma Meléndez manifestó en medio de su dolor, que su hijo era muy querido en Guatemala y que su único error fue haber denunciado a tres pandilleros, quienes en dos ocasiones trataron de metérsele a robar a  su casa.

“Él trabajaba como supervisor de una empresa de reciclaje, donde era muy querido al igual que en el lugar donde vivía con su cónyuge de nacionalidad  salvadoreña y sus dos hijos de 16 y 18 años, pero como denunció a estos pandilleros, lo asesinaron en represalia”, aseguró doña Norma.

La balacera en contra de Bonilla ocurrió el once de diciembre cuando salió de su casa a la calle a  ver qué había sucedido con su hijo Carlos, ya que los pandilleros lo habían interceptado.

Lo rafaguearon con AK

“Cuando él les preguntó cuál  era el problema con su hijo Carlitos, sacaron el AK de un carro negro en el que se movilizaban y lo rafaguearon y aunque le dio tiempo de esconderse detrás de una pared, le  pegaron un impacto de bala en el abdomen y otro en la pierna, y lo dejaron gravemente herido”, comentó  Meléndez

Posteriormente Bonilla fue trasladado a un hospital donde fue intervenido quirúrgicamente, pero  el 14 de diciembre se rindió a la muerte, mientras que su hijo logró milagrosamente salir ileso de la balacera.

Los restos de Bonilla fueron repatriados este miércoles a Rivas y hoy jueves sus familiares y amistades la darán el ultimo adiós en el cementerio de esta ciudad tal y como lo solicitó en vida.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus