•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A 7 y 20 años de prisión fueron sentenciados este jueves dos hombres por los delitos de femicidio en grado de tentativa y femicidio frustrado.

José Antonio Mena Zambrana fue condenado a 20 años de prisión por femicidio frustrado en perjuicio de su expareja, Ivania Lisseth Ramos.

A siete años  de encierro en la cárcel por femicidio en grado de tentativa en perjuicio de su cónyuge Merling Gaitán Mayorga fue condenado José Cruz Gutiérrez.

Las condenas para José Mena y José Cruz fueron dictadas por la jueza Primero Distrito Penal Especializad en Violencia de la capital, María Fabiola Betancourt Benavente.

Tres agravantes

Aunque la fiscalía solicitó 15 de años de prisión para  Mena, quien en un arrebato de celos propinó 18 estocadas a su expareja Ivania Ramos; la jueza Betancourt le impuso 20 años.

La larga condena para el femicida frustrado la jueza Betancourt la justifica con la existencia de tres agravantes que encontró en la ejecución de la agresión contra Ramos. 

Los  agravantes  son intentar reanudar la relación de pareja sin consentimiento de la víctima, que la agresión fue en presencia de la niña que procrearon y  que los hechos fueron en la vía pública.

En la sentencia la encargada de impartir justicia desestimó como atenuante el hecho que Mena haya admitido su responsabilidad en la primera audiencia de juicio.

El abogado defensor Amadeo Flores dijo que apelará  la sentencia de 20 años de prisión que recayó sobre su cliente. 

Trato denigrante

José Cruz Gutiérrez  y Merling Gaitán se conocieron en una fiesta a mediados del 2013  y meses después iniciaron una relación de pareja que concluyó el pasado mes de octubre.

La experiencia marital para Gaitán fue un calvario, según la acusación que presentó la fiscalía contra Gutiérrez, condenado a siete de años de prisión por tentativa de femicidio.

Gutiérrez al admitir su responsabilidad penal reconoció que daba un trato denigrante a su expareja que incluía golpiza, insultos y hasta maltrato psicológico.

El referido maltrato consistía en advertir a la víctima que si no regresaba rápidamente de un mandado -antes que se secara un escupitajo que él lanzaba al suelo- sería castigada, refiere la acusación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus