•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como si presintiese lo peor, el empresario Alexander Ernesto Colston, de 63 años de edad, se mostró preocupado por la seguridad de su familia durante los últimos días, antes de que fuera asesinado, aseguró la asistente del hogar de este, Aura Guerrero.

Y sus mayores temores al parecer se concretaron, pues su cadáver fue encontrado este jueves reciente en el interior de la cajuela de su vehículo, el que fue abandonado en el parqueo de Emergencia y Consulta Externa del hospital Humberto Alvarado, de la ciudad de Masaya.

"Últimamente él me decía: 'mirá Aurita, cuando salga la Martita enllavá, no me le abrás a nadie, que si mandan a decir que des algo (no lo des)’. Yo le dije: ‘no se preocupe, si usted no está yo no tengo por qué darle nada a nadie, vaya tranquilo’", relató Guerrero.     

DESAPARECIDO

Guerrero detalló que a las 2:40 minutos de la tarde del pasado martes 15 de diciembre fue la última vez que Martha Valles Vaile, esposa de la víctima, tuvo comunicación telefónica con su esposo, luego no supo más de él hasta que apareció en las noticias.

"Ellos (la víctima y la esposa) se llamaban a cada rato, se llamaban para decirse: ‘tráeme algo’,  que ‘¿ya saliste?’, que ‘ya voy para la casa’. Siempre se decían algo… después de esa hora ella lo llamó y él ya no contestó", aseguró la doméstica, por lo que sus familiares lo reportaron como desaparecido en la Policía.

Aunque no hay versión oficial, se conoció extraoficialmente que los resultados de la autopsia practicada al cuerpo de la víctima en el Instituto de Medicina Legal indican que recibió un golpe contundente en la cabeza.   

Según la trabajadora del hogar, Colston era una persona buena, trabajadora, bromista y que nunca le dio una mala contestación. El empresario deja dos hijos mayores de edad y ayer realizaron una misa en la iglesia Las Mercedes, de la ciudad de Granada, en su memoria. En ese lugar, fue enterrado en un cementerio.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus