•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luciendo una blusa color naranja con blanco, cuello redondo, pantalón azulón con aplicaciones plateadas, una moña desarreglada y sandalias color café, así compareció este martes Edward Moisés Zapata, de 22 años, en los Juzgados de Managua.

Zapata, al preguntarle la secretaria judicial por su profesión u oficio respondió con voz suave “trabajadora sexual”, enfrenta cargos  por robo agravado en perjuicio del pasajero de un taxi.

La trabajadora sexual, quien se hace llamar “Britany”, junto con otros travestidos y meretrices despojaron de una computadora portátil, valorada en US$400, y un teléfono celular a Julio Enrique Elizondo Duarte.

El atraco contra Elizondo aconteció la madrugada del 10 de diciembre, cuando la víctima viajaba como pasajero en el asiento trasero de un taxi color gris, sin placa, cuyo conductor detuvo la marcha en los semáforos donde era el restaurante Sandy’s, en la carretera Managua-Masaya.

La “Britany”, como se le conoce a la trabajadora sexual,  tomó del cuello a la víctima haciéndole una llave conocida como “El Popo”,  lo que fue aprovechado por los otros acusados para despojar a la víctima de sus pertenencias.

Prisión preventiva

Por estos hechos calificados como robo agravado, la Fiscalía pidió orden de captura contra Allison del Socorro Ortiz,  quien junto con Zapata y el mismo taxista se dieron a la fuga después del robo madrugador.

La jueza suplente Décimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Damaris Vanegas, dictó prisión preventiva para Zapata y programó audiencia inicial para el 22 de enero del 2016.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus