•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cegada por sentimientos de venganza y bajo los efectos del licor, Lilliam María Marenco, de 48 años, acuchilló tres veces a su consuegra María Isabel Reyes Valdivia, de 54, en una calle del barrio Jorge Dimitrov, en Managua.

El inusual hecho sangriento protagonizado por dos mujeres con lazos familiares aconteció la noche del pasado 2 de enero cuando la víctima regresaba de la venta, refiere la acusación fiscal.

En la audiencia preliminar salió a relucir que Lilliam Marenco agredió a su consuegra en venganza, porque presuntamente un hijo de la víctima le quitó la vida a su hija el pasado mes de diciembre.

Marcada para siempre

En la acusación radicada en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, se indica que Marenco infligió una herida en la nariz con el cuchillo de 18 centímetros de largo y dos de ancho.

La segunda herida que sufrió  Reyes a manos de su consuegra fue en la parte derecha de la frente y la tercera en el tórax, refiere el dictamen médico legal que respalda la acusación del Ministerio Público.

Cada una de las heridas causadas con el filoso cuchillo tiene tres centímetros de largo y pusieron en peligro la vida de María Isabel Reyes,  concluye el dictamen emitido por el forense.

13 días de prisión

María Isabel Reyes, capturada por un agente policial cuando huía de la escena del crimen, luego de dejar a su víctima con el rostro ensangrentado, pretendió justificar su acción reclamando  por qué la Policía no ha apresado al hombre que le quitó la vida a su hija.

La defensora pública Herenia Lizano solicitó el arresto domiciliar para Reyes, alegando que ella cuida de los tres niños que quedaron en la orfandad después del crimen que terminó la vida de la acusada.

Sin embargo, la jueza Indiana Gallardo consideró grave el delito y las circunstancias en que se produjo. Por ello impuso la prisión preventiva a la acusada y programó audiencia inicial para el próximo 18 de enero.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus