•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una mujer y un hombre están detenidos por la Policía Nacional para que respondan por la muerte de un niño de tan solo dos años y cuatro meses, quien llegó sin signos vitales al hospital-escuela San Juan de Dios, al parecer producto de una golpiza.

La madre del niño fallecido es Ruth Petronila Bordas Poveda, de 28 años, y su compañero de vida es Elder o Eyder Castillo, de 30 años.

El personal médico, para determinar las causas del deceso, procedieron a  inspeccionar el cuerpo sin vida del menor, de nombre Alexander García Bordas y confirmaron que el niño presentaba  en varias áreas hematomas y golpes, por lo que sospechan que hay mano criminal.

MADRE LLORA

En breves declaraciones a los periodistas, Bordas Poveda  estaba sollozando y admitió que está sufriendo por el deceso del niño.

También declaró que de vez en cuando la daba palmaditas al menor cuando se ponía a llorar. Versiones no oficiales indican que al parecer Castillo, el padrastro, es quien insistió en que la mujer llevara al niño al médico, al observarlo  triste y flaco que estaba para la edad que tenía.

Castillo supuestamente tenía cerca de un año de convivir con Bordas Poveda, de quien se dice que daba mayor  nivel de maltrato a su hijo cuando su pareja no estaba, pero esta versión tampoco ha sido confirmada.

CHISMES

Supuestamente, Bordas Poveda tenía resentimientos hacia  el padre de la criatura, cuyo nombre no fue revelado por las autoridades ni por los vecinos. Ese hombre, de acuerdo con el relato de vecinos que prefirieron no dar a conocer su nombre, supuestamente ya tiene una relación con otra mujer. El hecho ocurrió en la comunidad conocida como “La Perla”, perteneciente a la zona de Miraflor, situada a 38  kilómetros al noreste de la ciudad  de Estelí, lugar  hasta donde un equipo investigativo de la Policía  viajó para investigar el caso.

Las autoridades  policiales profundizan sobre las pesquisas para luego brindar una versión oficial.

OTROS CASOS

Durante los últimos seis meses  se contabilizan cuatro casos de niños que han sido víctimas de sus progenitoras y padrastros.
Uno de los hechos se registró en el barrio Villa Esperanza, donde una madre después de estrangular a su bebé lo echó a un cesto de basura. Antes, en el hospital San Juan de Dios, después de dar a luz a su bebé, una mujer lanzó a la criatura dentro de una papelera de los servicios higiénicos, de donde lo rescataron con vida. En tanto, en  el barrio Estelí Heroico otra mujer se provocó un aborto y tiró el feto dentro de un saco de basura que fue trasladado al vertedero  municipal, donde fue encontrado varias horas después por recolectores de materiales reciclables cuando era devorado por las hormigas y las moscas.

Hasta ahora sobre ese caso la Policía indaga para dar con el paradero de la autora y así deslindar responsabilidades. A inicios del año pasado también se dio un caso de un padrastro que lesionó de una puñalada a una entenada, luego de sostener una discusión con la madre de esta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus