•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El chinandegano Ebert Antonio Sarmiento Núñez se fue a El Salvador lleno de ilusiones, pero volvió muerto, producto de nueve impactos de bala que recibió en una calle del violento San Salvador, el pasado miércoles.

El cadáver fue repatriado el fin de semana, cuando llegó a la colonia Camilo Ortega, situada al sur de la ciudad de Chinandega, donde fue esperado por familiares y vecinos que apuraron las diligencias para recibirlo en la misma cuadra donde se le vio salir con ganas de surgir en la vida.

“A través de la embajada de Nicaragua en El Salvador se hizo todo lo posible para trasladarlo, porque él nunca quiso quedarse allá si algo le pasaba”, declaró su compañera de vida, Estela Marisol Hernández, una salvadoreña que describe con pesar la violencia que se registra en las calles de San Salvador.

“Mi marido trabajaba honradamente en una panadería de su propiedad. Se dedicaba a entregar el producto en las colonias cercanas, pero le pedían ‘peaje’ para transitar por las calles”, agregó la mujer en medio del llanto y la desesperación.

Sarmiento no dejó hijos

Los vecinos la colonia Camilo Ortega Saavedra esperaron solidariamente hasta la llegada del féretro, procedente de Soyapango, donde Sarmiento murió víctima de nueve impactos de bala.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus