•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El relato de una niña que fue baleada hace cuatro meses y que está en silla de ruedas, incriminó a Jonathan Suazo López, alias “Macaco” y Francisco Escobar Calderón, apodado “El Pollo”, acusados de lesiones gravísimas y portación ilegal de armas.

La madre  de la niña de iniciales A.A.G.J. y del niño C. J. D.G. de nueve años, señalaron a ambos acusados, en el inicio de un juicio, como los autores de los disparos que hirieron de gravedad a sus hijos.

Los hechos por los cuales Suazo y Escobar enfrentan un proceso ocurrieron el 15 de octubre del 2015, cuando los acusados llegaron disparando a diestra y siniestra cerca del colegio Elvis Díaz,  en el barrio El Riguero de Managua.

“(Mi hija me dijo) ‘mamá, ellos son’ (Jonathan Suazo y Francisco Escobar) y por eso ella (la niña) dijo que no los quería ver y estaba nerviosa”, expresó Orania Gutiérrez que le dijo su hija, quien cuatro meses después de ser baleada se moviliza en una silla de ruedas.

PARAFINA PEGA A UNO

En el inicio del juicio que se desarrolla en el Juzgado Cuarto Distrito Penal de Juicio de la capital, el Ministerio Público también aportó como prueba los resultados del examen de parafina hecho a los dos indiciados.

Los resultados del referido peritaje revelaron la existencia de residuos de pólvora en las manos de Jonathan Suazo López, pero dieron negativo en lo que refiere Francisco Escobar Calderón.

A criterio del abogado Oscar Carrión, defensor de Francisco Escobar, esta prueba científica exime de responsabilidad penal a su representado, aunque en la acusación la Fiscalía asegura que una  de las pistolas detonadas y cuyos proyectiles hirieron a los niños le fue ocupada a Francisco Escobar.

En el inicio del juicio también declaró como testigo un especialista en trazología, quien explicó que las balas que hirieron a los menores, quienes son primos, fueron disparadas a corta distancia.

En el proceso también salió a relucir que los hisopos con las pruebas de parafina no tienen fecha de remisión, lo que a criterio de los penalistas que estuvieron en la audiencia pública es una debilidad en las investigaciones que podría ser capitalizada por los abogados defensores  al  momento de sus alegatos conclusivos.

El juicio continuará el próximo viernes, a partir de las dos de la tarde, con la declaración del investigador policial y del médico forense, según lo dispuesto por el juez Cuarto Distrito Penal de Juicio de la capital, Carlos Silva Pedroza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus