•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Postrada en una cama y recuperándose de las fracturas y lesiones en el cuello, cuero cabelludo y extremidades superiores, se encuentra Ligia Daniela Martínez, de 24 años, luego que su excónyuge Marvin Fabricio Bravo, de 27 años, la agrediera a machetazos junto a su mamá, después de matar a su padrastro, de 87 años.

La tragedia ocurrió en el reparto Rubén Darío, al sureste de la ciudad de León. 

Bravo se introdujo por la parte trasera de la vivienda de su excónyuge (Ligia Daniela), de quien se había separado recientemente. Ya lo había denunciado ante las autoridades policiales por violencia intrafamiliar.

“Él (Bravo) ingresó a la habitación de mi mamá y con un machete en la mano comenzaron a discutir, se escucharon los gritos de ella pidiendo auxilio, presentaba varias heridas en la cabeza y en los brazos, al tratar de intervenir mi padrastro, Máximo Humberto Esquivel, fue neutralizado por Ponce, quien le asestó tres machetazos, uno de ellos en el cuello, que le provocó la muerte de manera instantánea”, narró Marcio Ramón Hernández, hijastro del anciano.

Luego de cometer el crimen y las lesiones de gravedad a las dos mujeres, el agresor huyó del lugar.

La golpeaba

“Ella (Ligia Daniela) siempre lo perdonaba, mis padres denunciaron a ese hombre (Bravo), y ella se iba a la delegación policial a sacarlo. Tuvo que suceder esta desgracia para que ella se convenciera que ese hombre era un parásito de la sociedad, que su castigo es podrirse en la cárcel”, agregó Hernández.

  • 87 años tenía Máximo Esquivel, quien murió a machetezos.

Luego de salir del quirófano, Ligia Daniela expresó que fue pareja sentimental de Bravo por un periodo de año y medio.

“Lo denuncié en la Policía en tres ocasiones por maltrato, me pegaba por celos, pero nunca me había macheteado, siempre me pedía perdón por las agresiones y yo le decía que le iba a dar una oportunidad, pero que se compusiera y nunca puso de su parte”, expresó Ligia Daniela.

La mujer de 24 años añadió que Bravo es adicto al licor, “le hace a las piedras (cocaína) y cuando anda con los efectos de las drogas me maltrata, pero en esta ocasión llegó decidido a matarme, me dijo que iba a matar a mi expareja y a mis hijos, que tienen las edades de 11, 3 y 2 años”.

  • 3 denuncias por maltrato contra Marvin Bravo había intermpuesto Ligia Martínez.

Ligia Daniela presenta fracturas y lesiones en ambos brazos, una lesión en el cuello, tres lesiones en el cuero cabelludo. 

“Los médicos me expresaron que estoy muy mal de mis brazos, porque Bravo casi me los cercena, pero van a hacer todo lo posible por salvármelos”, expresó la mujer.

En tanto, María Mercedes Ponce, de 64 años, progenitora de Ligia Daniela, quien también fue agredida por Bravo y se encuentra postrada en una cama en el centro asistencial, expresó que Bravo estaba endemoniado.

“Me gritaba que me iba a matar, me lanzó varios machetazos, me fracturó el brazo izquierdo y me produjo una lesión en la cabeza, pero aun así saqué fuerzas para sobrevivir y salí corriendo porque si no hubiera acabado conmigo”, narró.

Bravo fue retenido por las autoridades policiales en el reparto Tomás Borge, dos horas después de haber cometido el crimen y las lesiones graves a ambas mujeres, fue trasladado a las cárceles preventivas de la delegación policial y será remitido al Ministerio Público en las próximas horas, para ser acusado ante los juzgados correspondientes.

Una de las primeras personas que acudió al llamado de auxilio fue Martha Karina Cáceres, una de las vecinas de la familia Esquivel Ponce, quien describió a Bravo como un hombre agresivo y vulgar.

“Es un buscapleitos, solo se mantiene bebiendo licor en las esquinas y no le gusta trabajar”, dijo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus