•   León  |
  •  |
  •  |
  • END

Marvin Fabricio Bravo, quien el pasado viernes mató a machetazos a su suegro de 85 años e hirió de gravedad a su pareja y a la mamá de esta, expresó estar arrepentido y que estaba bajo los efectos de las drogas cuando cometió el crimen.

“Estoy arrepentido de lo que hice, que me perdonen porque en mis cinco sentido yo no lo hubiera hecho, no recuerdo nada de lo que sucedió, andaba drogado y seguro que llegué a la casa a pelear con mi mujer”, dijo, Bravo.

El hombre de 27 años se encuentra retenido en las cárceles preventivas de la Policía Nacional en León por el delito de asesinato en perjuicio de Máximo Humberto Esquivel, de 85 años, y por ocasionar lesiones graves con un machete a su cónyuge Ligia Daniel Martínez, de 24 años, y a su suegra, María Mercedes Ponce, de 64.

El hecho ocurrió el viernes 31 de marzo a las 10:55 p.m., en el reparto Rubén Darío al sureste de la ciudad de León. Bravo mató de varios machetazos a Esquivel al momento que este intentaba defender a su hija Ligia Daniela Martínez.

Te interesa: Mata a anciano y hiere a dos mujeres

Bravo aseguró que cometió el crimen bajo los efectos de la marihuana, y que discutió con Ligia Daniel porque ella le tiró un plato con comida en la cara.

El comisionado Miguel Carmona, jefe de la Dirección de Investigación de Auxilio Judicial de la Policía de León, aseguró que la muerte del anciano de 85 años fue a consecuencia de una decapitación casi completa.

El jefe policial confirmó que Bravo tiene antecedentes como agresor,  pues incluso agredía a su progenitora, María Bravo, y ya había sido denunciado por violencia intrafamiliar por una expareja.

“Bravo es confeso del hecho criminal, del hecho sangriento que estremeció a la población de León ese día”, dijo el comisionado Carmona.

La Policía remitió el caso al Ministerio Publico y en las próximas horas será acusado ante los juzgados por el delito de asesinato y lesiones graves.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus