•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sobre la base de pruebas directas y presuntivas, el juez Cuarto Distrito Penal de Juicio de Managua, Carlos Silva Pedroza, declaró ayer culpables por lesiones graves y portación ilegal de armas a  Francisco Escobar Calderón, alias “El Pollo”, y a Jonathan Suazo López, apodado “Macaco”.

Escobar y Suazo lesionaron de gravedad a la niña de iniciales A.A.G.J., de 8 años, y a su primo C.J.D.G., de 9 años, cuando jugaban frente a su casa en el barrio El Riguero, al mediodía del 18 de octubre del 2015. 

“La prueba directa es el testimonio de quienes vieron a los acusados en el lugar de los hechos y la presuntiva son los proyectiles que se corresponden con las pistolas ocupadas a los acusados”, explicó  el juez Silva.

Oscar Carrión, defensor de Francisco Escobar, alegó a favor de su cliente que la prueba de residuo de pólvora dio negativo, pero el  juez Pedroza recordó que el perito químico de la Policía Nacional, quien declaró como testigo,  dijo que "borrar huellas de pólvora  en las manos es algo difícil, pero no imposible”.

Ante los cuestionamientos de los abogados defensores, de que las víctimas solo reconocen a los reos, pero desconocían sus nombres, el judicial restó importancia a este argumento.

“Yo probablemente conozco a cien personas en este Complejo Judicial, pero eso no significa que me sé los nombres de todos”, dijo.

El Ministerio Público solicitó que los inculpados sean castigados con seis años de prisión por lesiones graves y otro año por portación ilegal de armas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus