•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una estocada en el corazón acabó con la vida de Jeffry Hernández Bojorge, de 13 años. El homicida es un muchacho de 19 años que salió de la cárcel Modelo recientemente, según dijeron los familiares. Sobre el motivo del asesino nadie da respuesta.

El ahora fallecido, en cambio, estudiaba primer año de secundaria y quería estudiar idiomas.

"Solo es un recado que me mandaron a darte", le dijo Aldo Ríos Murillo, de 19 años, al adolescente, antes de clavarle una puñalada en el pecho.

El violento hecho ocurrió a las 8:30 de la noche del sábado en el barrio  Carlos Fonseca, ubicado en el kilómetro 25 del municipio El Crucero, cuando víctima y victimario llegaron a disfrutar de las peleas que se realizaban contiguo a la Alcaldía.

"Tres hombres me lo empezaron a seguir (a mi hijo) y prácticamente me lo recularon a un costado de la delegación policial, habían dos policías ahí y dicen que no vieron nada. El asesino, que acaba de salir de la cárcel Modelo, preguntó: '¿Quién es Jeffry?’, y mi hijo le contestó: 'Yo, ¿por qué, algún problema?', entonces le dijo (el victimario): 'No, solo es un recado que me mandaron a darte', y después le tiró el puyazo", relató doña Patricia Bojorge, de 44 años y madre de la víctima.

El adolescente corrió en busca de ayuda y un policía lo auxilió llevándolo hasta el centro de salud más cercano, pero no resistió a la estocada mortal. Mientras que Ríos Murillo corrió hacia su vivienda, ubicada en el barrio Jonathan González del mismo municipio, donde fue capturado por amigos de la víctima, quienes lo golpearon y lo entregaron a las autoridades policiales.

El adolescente fue velado ayer en su vivienda y será enterrado hoy en el cementerio de El Crucero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus