•   Rosita, RACN  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De nada sirvieron sus súplicas. La víctima pidió clemencia, intentado persuadir a sus presuntos atacantes, que no se conformaron con robarle y golpearla, sino que también la violaron y la soltaron después de tres horas de suplicio, sostiene la fiscal Rosa Blandón Pérez.

Después de los hechos, la víctima buscó ayuda de su familia, que la llevó hasta el hospital de Rosita, donde recibió atención médica. 

El especialista forense Richard Larios Navarrete confirmó a las autoridades que la joven fue maltratada y violada, con graves secuelas, por lo que la remitió a tratamiento de neurología. 

El juez local único de Rosita, Moisés Centeno, admitió la acusación en contra de Josué Rivas Morán (22 años), Juan Ramón Acosta Mesa (24) y Joel Odimar Soriano Valle (18), por ser los presuntos autores de un robo agravado y violación múltiple en contra de la joven, hecho que ha conmovido a toda la sociedad rositeña.

El judicial aplicó la medida cautelar de prisión preventiva y programó la audiencia inicial para el próximo 14 de junio. 

La fiscal auxiliar Blandón Pérez interpuso acusación contra los jóvenes por considerarles coautores directos en concurso real de los delitos de violación agravada, seguido de robo agravado y lesiones psicológicas graves y lesiones leves en perjuicio de la reconocida joven de 22 años de edad.

Los acontecimientos 

El libelo acusatorio refiere que el sábado reciente, 4 de junio, a las 8:00 de la noche, la joven se movilizaba en una motocicleta frente a la laguna de “Micons”, cuando sintió un golpe en la llanta trasera de su moto, lo que la hizo perder el equilibrio, y cuando recuperó el control de su vehículo, por la luz del faro pudo observar cuando el acusado Juan Ramón Acosta Mesa saltó con un machete y le hirió el cráneo, luego intervino Josué Rivas, quien le hizo una llave en el cuello y entre ambos lograron dominarla y le impidieron escapar.

La defensora pública Rosibel Poveda fue designada por el juez Centeno como abogada de los tres indiciados, quienes dijeron que no tenían la capacidad de pagar un abogado. Los detenidos niegan su participación en los delitos que les atribuyen y sus familiares aseguran que ayudarán a encontrar a los verdaderos verdugos.

También se llevaron pertenencias

Según la representante del Ministerio Público, los indiciados robaron a la víctima un collar de plata —valorado en 900 córdobas—, 4 anillos (uno de oro y tres de plata) —que cuestan C$2,400—, una pulsera de plata cuyo precio es de 800 córdobas, un teléfono celular que vale C$12,000 y una cartera que contenía 2,786 córdobas, para un total de C$18,936.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus