•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los cinco disparos que hizo Ana Gabriela Gutiérrez Obando con una pistola calibre 9 milímetros acabaron con su vida, la de su pareja y casi con la de su propia madre, de acuerdo con la Policía.

El hecho ocurrió en Tola, Rivas, en el sector conocido como Los Cerros, a las 8:35 p.m. del jueves.

Gutiérrez, de 30 años, discutía con su pareja, Álvaro José Bejarano, de 38, en uno de los cuartos de su vivienda.

El jefe departamental de la Policía de Rivas, comisionado mayor Róger Torres Potosme, refirió que al conocer del caso se trasladaron al lugar “y encontramos sin vida a Bejarano, producto de dos impactos de bala que recibió en el tórax, y Gabriela aún estaba con vida, pero con  herida de la bala en la sien derecha y falleció minutos después de ingresar al hospital de Rivas”.

Señaló que las investigaciones señalan a Gutiérrez como la autora de los disparos, ya que en sus manos detectaron productos nitrados que confirman que manipuló una pistola calibre 9 milímetros que era propiedad de su cónyuge, quien  aparentemente la tenía  guardada dentro de la habitación.  

El homicidio seguido de suicidio se originó cuando Gutiérrez le reclamaba a Bejarano por qué había llegado tarde, y cuando la discusión se salió de control, la mujer hizo los disparos.

Uno de los balazos impactó accidentalmente en el abdomen a la mamá de Gutiérrez, de nombre Ana Justina Gutiérrez, de 58 años, quien se recupera en el hospital de Rivas.  

Según Torres, la mamá de Gutiérrez confirmó que recibió el balazo cuando intentaba quitarle la pistola  a su hija.

“Al escuchar la fuerte discusión, ella entró a la habitación y la observó con el arma y al resultar herida dice que salió a buscar ayuda y  que la pareja quedó a puertas cerradas  en el cuarto”, concluyó Torres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus