•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos cortadores de caña son los principales sospechosos de asesinar a la joven universitaria Anielka Espinoza Escobar, de 20 años, cuyo cadáver fue encontrado la noche del miércoles en un cañaveral en la comunidad Buenos Aires, jurisdicción de Villa El Carmen.

Espinoza trabajaba como transportista en una mototaxi (conocida como caponera) en el casco urbano de Villa El Carmen. Su  cuerpo fue descubierto boca abajo, con varias heridas en distintas partes, el rostro destrozado y el pantalón a la rodilla.

En la escena del crimen la Policía encontró un mecate con el que aparentemente trataron de asfixiar a la víctima.

Te interesa: La Fiscalía registra cinco femicidios en 2016

El cadáver presenta una herida corto punzante en el cuello y golpes en el rostro, que al parecer le dieron con un trozo de madera.    

Daniel Santos Aragón, de 45 años y Salvador Samuel Marenco, de 37, son las dos personas arrestadas, confirmó ayer Justo Pastor Quezada, subcontratista de los sospechosos, originarios de Chinandega.

De forma extraoficial se conoció que las dos personas estarían en la Dirección de Auxilio Judicial, en Managua.

La Policía detuvo a Aragón y a Marenco por ser los únicos jornaleros que salieron del campamento, donde permanecían la tarde del miércoles, para “comprar una recarga telefónica”, subrayó Quezada.

Aragón y Marenco forman parte de un grupo de 50 cañeros de la zona de Chinandega, quienes se trasladaron a Villa El Carmen hace tres semanas para trabajar en la zafra azucarera, explicó el subcontratista.

NOVIO ES INVESTIGADO

Edwin Chavarría, novio de la joven asesinada y Maylo Alvarado, amigo de Espinoza, están bajo investigación.

Además fueron retenidos y fichados en el comando policial de Villa El Carmen alrededor de 25  cañeros que se transportaban en un autobús de la finca donde trabajan hacia el campamento donde permanecen, en la comunidad de Buenos Aires.

A pesar de que el cuerpo de la joven universitaria fue descubierto hasta la noche del miércoles, las investigaciones, indican que probablemente fue asesinada en horas tempranas de la tarde, a eso de las 2 o 3 p.m.

INTENTÓ ESCAPAR

La universitaria cursaba los sábados el cuarto año de la carrera de Turismo y Marketing, en una universidad capitalina.

Ella fue vista por última vez con vida al mediodía, cerca del parque del municipio.

La mototaxi en la que trabajaba Espinoza quedó a unos 50 metros de los matorrales, donde fueron encontrados sus restos, lo que hace suponer a los investigadores que intentó huir de sus atacantes.

En el sitio donde estaba el cuerpo sin vida había rastros que los criminales martajaron la maleza.

DOLOR

Mientras la Policía proseguía las investigaciones, María José Escobar, madre de la universitaria asesinada, recibía entre gritos desgarradores el féretro.

“Por gusto me la mataron... Mi niña no se  merecía eso”, gritaba la madre.

Su esposo y otro de sus hijos, sin poder contener las lágrimas, trataban de consolarla.

El crimen de Anielka Espinoza Escobar ha causado el repudio de los habitantes de la comunidad Buenos Aires, quienes culpan del crimen y de otros delitos acontecidos meses atrás a cortadores de caña llegados desde Chinandega.

La comunidad Buenos Aires está ubicada un kilómetro al oeste del kilómetro 39 de la carretera que conecta a Villa El Carmen con San Rafael del Sur.

Bertha Miranda, de 51 años, aseguró que cañeros llegados de Chinandega golpearon y ultrajaron a su hija, de 33 años, en un camino de esa comunidad, pero el caso quedó en la impunidad porque la Policía no dio con los autores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus